POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

sábado, 25 de agosto de 2012

QUICHE DE BEICON Y CHAMPIÑON

Hoy día especial y como decímos en mi pueblo con mesa puesta y quitá, bueno a medias.

Me encanta las nuevas recetas que mezclo con las viejas que veía en mi casa, suelo hacer experimentos, si salen buenos repito y es que a veces miras en la nevera y no sabes que hacer de comida cada día, así que cuando trabajas fuera de casa te tienes que amoldar al ritmo de vida y buscar recetas rápidas y que entren por los ojos.
En mi niñéz los recuerdos que tengo es que mi abuelo Esteban en invierno, lo primero que hacía era encender la cocina de carbón muy similar en apariencia a las vitrocerámicas de hoy, tenia un gancho largo que utilizaba para abrir los aros de hierro de distinto tamaño, para que diera fuego a la olla de porcelana, en invierno servía también para calentar esta parte de la casa, estaba encastrada en el pollete (hoy encimeras)de la cocina y tenia un agujero cuadrado por la parte delantera de ésta, por donde con una paleta de hierro que nos hizo Eusebio amigo de mis padres y abuelos, se quitaba la ceniza, era muy peculiar aquella cocina hecha de obra, con chimenea blanqueada de cal y aquellas figuras de barro que había por adorno en cada pico, el tío caperuchón y el jarro con cara de hombre, ésta última la  tengo en mi casa, en mi chimenea de leña. Estaba alicatada de azulejos rojos pequeños y fregaderos de barro del mismo color, al principio se llenaban de agua de la fuente de la calle Mestanza que mi madre traía a cántaros, luego ya entrados los años sesenta se metió el agua casa por casa y era una gozada abrir el grifo para fregar los platos y lavar la ropa en aquella pila enorme de piedra...
Mi abuelo hacia unas tostadas de pan  poniéndolas encima de la placa, a las que antes restregaba ajos, tenia una manera peculiar de hacerlas, con su navaja albaceteña le hacia cuadritos al pan, una vez ya tostadas le ponía el aceite que se conservaba en aquella tinaja de piedra, año tras año cuando se sacaba a granel de las cooperativa, una vez acabada la recolección de aceituna.
Luego mi abuela delantal puesto, se metía en aquella cocina  casi toda la mañana, a preparar la comida del mediodía, y casi siempre preparaba algo para la cena y sobretodo los postres hechos con leche de cabra, la mujer Bañusca en aquellos años su quehacer aparte de la temporada de aceituna consistía en cuidar de la casa, los hijos, coser, lavar, cocinar, planchar, cuidar de los animales del corral (cabras, gallinas, marranos etc...) vamos los menesteres de ama de casa, sin descanso, pues no se tenía las comodidades que hoy hay, pero que en parte gracias a ellos hemos podido incorporarnos al mundo laboral. 
(Placa similar a la que teníamos)



Mi hija se ha metido en la cocina y me ha preparado un plato de primero rico, rico, seguro que repito otro día, me comentaba mientras estábamos las dos en la cocina preparando el yantar del mediodía, que este plato se puede preparar de muchas maneras, de calabacin, gambas, jamón dulce, etc... Pero yo lo pongo tal cual lo ha hecho ella.
Lo bueno que tiene es que se prepara rápido, en media hora, sin necesidad de estar toda la mañana en la cocina, es cosa de aprender como decía mi abuela 
-No te acostaras un día sin haber aprendido algo nuevo.
      INGREDIENTES

MASA DE HOJALDRE
BEICON EN TROCITOS
UNA LATA DE CHAMPIÑON LAMINADO
NATA LIQUIDA (UN BRIT PEQUEÑO)
CUATRO HUEVOS
QUESO RALLADO
NUEZ MOSCADA
CEBOLLA
SAL

ACEITE (DE BAÑOS POR SUPUESTO)
MOLDE REDONDO DE ALUMINIO



                                    PREPARACIÓN
Mientras se prepara el relleno, calentamos el horno a 220º.
En una cazuela ponemos aceite a calentar, rallamos la cebolla y se fríe lentamente hasta que se quede transparente.
Extendemos la masa de hojaldre y forramos un molde de los de aluminio de usar y tirar de aproximadamente20cm.
Pinchar la masa para que no forme burbujas.
En un bol mezclamos los huevos, el beicon cortado a trocitos, el queso rallado, añadimos la cebolla, la nata líquida y el champiñon laminado, previamente escurrido.
Salpimentamos y añadimos una pizca de nuez moscada.
Vertemos la mezcla en el molde.
Para saber si esta hecho se mete la punta de la navaja, si sale limpia esta para sacarlo del horno.
Mientras se hacía preparaba el segundo plato, secreto ibérico a la plancha con sal gorda, pimienta molida y zumo de limón.


y de postre tarta de profiteroles.


Un menú DIEZ


domingo, 19 de agosto de 2012

DULCE DE ALMENDRAS



Estábamos mi nieta y yo sentadas en la cocina jugando con sus bebes  gemelos Hugo y  Marta, acababa de cambiarles los pañales y  me dijo: Abuela hoy es el cumpleaños de ellos  y tenemos que hacerle una tarta.
Recordé  viejos tiempos de niña en que mi mundo eran mis muñequitas, primero hechas de trapo por mi abuela Juana,  los ojos eran dos bodoques negros   y la forma de estos  hechos de punto atrás  al igual que las  cejas  y pestañas, la boca  con hilo rojo, la nariz  dos diminutos puntitos, el pelo cosido con lana negra a la cabeza, y yo le hacía  trenzas iguales a las mías,  no  le faltaba de nada,  tenia  sabanitas hechas de punto de cruz para aquella improvisada  cunita  de caja de cartón de unos zapatos, con su colchón  y almohada, rellenos de un poco de lana cogida del colchón de mi madre , pijama para dormir y que le ponía  cuando nos íbamos a acostar, varios vestiditos, pantalones y jerséis de lana hechos por mi madre...

No sabía cómo le podía hacer esa tarta, mire  en nevera y muebles de cocina, tenia  justo  lo que necesitaba, hasta velas guardadas de otros cumpleaños, así  que nos pusimos manos a la obra, sentamos a Hugo y Marta en el sillón  juntitos para que no se perdieran detalle de su tarta de cumpleaños y ella de vez en cuando se volvía  y les decía :Portaros bien que si no, no os hago  la tarta, estaba graciosa le puse uno de mis delantales, cuando acabamos parecía la cocina  un campo de batalla cacharros por todos los lados, harina  por el suelo y hasta mi niña y yo la teníamos  en la punta de la nariz una poquita puesta por mi y por ella parecíamos  dos payasitos, luego miraba de vez en cuando por la puerta del horno para ver cómo iba subiendo su tarta eso si, sin abrir la puerta.

                            INGREDIENTES
CUATRO HUEVOS
MANTEQUILLA
AZUCAR
SAL
HARINA
ALMENDRAS CRUDAS PELADAS 200 gramos
BICARBONATO
ACEITE
LECHE
RALLADURA DE UN LIMÓN
CANELA
Calentamos dos cucharadas de las llamadas soperas de mantequilla en el microondas
Ponemos el horno a 200 grados, para que se valla calentado, arriba y  abajo, mientras preparamos  la masa.
Con la batidora  molemos las almendras, para que se hagan bien y no se peguen  a las cuchillas le ponemos una poquita  leche.
Se separan la claras de los huevos de las yemas y estas se montan a punto de nieve.
Rallamos un limón.
Una vez que tenemos  rodo  esto  hecho, empezamos añadiendo  a las claras las yemas, una pizca de sal, la mantequilla y mezclamos  con el brazo de la batidora.
Seguimos  echando ingredientes, el azúcar, (como diez cucharadas soperas)  la canela (Una cucharilla de las de café), la ralladura del limón,   las almendras molidas  y limpiamos el recipiente con medio vaso de leche, metemos otra vez el brazo de la batidora y molemos, por último  la harina, esta  según admita, no todos los huevos tienen el mismo tamaño, como orientación unas ocho o diez cucharadas soperas y una cucharilla de las de café de bicarbonato y mezclamos bien todo.
Untamos el recipiente con aceite y con papel de cocina  para que quede bien impregnado.
Echamos la masa al molde y espolvoreamos con almendras laminadas, si no tenemos, se puede espolvorear con azúcar, metemos al horno y a esperar que se hornee,
Mi nieta estaba impaciente, quería abrir el horno, para ver si ya estaba, mientras  ensayábamos el cumpleaños feliz.
Cuando ya parecía estar hecho abrimos la puerta, metí  un cuchillo para ver si estaba por dentro cocido y mirar como quedo el dulce de almendras que le preparamos a los gemelos. Hugo y Marta, tengo que decir que los nombres los ha copiado de los gemelos  que han tenido unos amigos de su padre (mi hijo) Silvia y Juli.
Así  que improvisamos  el cumpleaños de los muñequitos de mi nieta y los mayores disfrutamos  de un pastel de almendras con el café.


lunes, 13 de agosto de 2012

LA CUEVA DEL COTANILLO 7



_Es un caso muy delicado, estamos en 1969 han pasado treinta años desde que acabó la guerra, pero no sabemos que podemos hacer (Dijo Rafael)
_Él se encuentra mal y puede morir, ha tenido unas calenturas muy altas( dijo Mariloli ) yo le he traído pastillas de calmante vitaminado pero tiene mucha tos, está casi esquelético, lo tiene que ver un médico
Decidimos jugárnoslas todas, se lo diríamos al padre de José Manuel, sargento de la guardia civil del cuartel de Baños y nos podría ayudar, eso sí, sin decirle nada a Manuel, él nunca consentiría que dijéramos que se encontraba vivo ya que hacía muchos años lo habían dado por muerto y tenía pánico a salir de la cueva, por lo que le pudiera pasar
 Decidimos juntarnos los ocho  en una reunión urgente, Tony, Rafael, José Manuel, Aní, Pedrín, Mariloli, Toñi y yo, habían pasado muchos años no le podía pasar nada, eran otros tiempos, aquella guerra civil donde tanta gente murió injustamente debía de ser para todos los españoles no importaban de que ideología fueran un duro escarmiento donde nunca mas debían pelear hermanos contra hermanos, vecinos contra vecinos el pueblo español contra él mismo.
El padre de José Manuel estaba en su despacho en el cuartel, levantó la vista al vernos entrar a todos.
A ver qué queréis (dijo).
-Papá tenemos que hablar contigo, es un secreto muy importante
 (dijo José Manuel)
-Vamos a ver ¿no estaréis metidos en otro problema como el año pasado?
-No papá, tranquilo no pasa nada, pero es un caso delicado, de vida o muerte.
Su padre se levantó del sillón con cara de preocupación, a ver ¿qué mosca os ha picado esta vez?(dijo).
_Sé que te vamos a poner en un aprieto pero el asunto lo requiere.
José Manuel empezó el relato...
Su padre una vez escuchada toda la historia se quedó sorprendido, treinta años escondidos eran muchos años y sin que nadie supiera nada, se imaginó lo que habría pasado esa madre, Manuel, solo los dos sabían el secreto y ahora por una aventura de niños todo se venía abajo, pero había que hacer algo, su  vida prendía de un hilo.
Llamo al cabo y al primera  a su despacho habló con ellos, aparte de su responsabilidad debían dar cuenta  a su superiores de Jaén, a la autoridad del pueblo, pero tomaron una decisión  muy importante para Manuel, este "secreto" quedaría en el pueblo en conocimiento de muy pocas personas, en teoría Manuel se fue exiliado de Baños y volvió hacia unos meses, lo más importante es que lo viera un medico llamaron a Don Paco el titular del pueblo a Don Julio el practicante y  nos encaminamos a la cueva  estábamos todos muy nerviosos .
Llegamos juntos  alguien dio la voz de alarma y al poco tiempo el cotanillo se lleno de gente curiosa, no sabían que pasaba allí en aquella cueva  y por que tenía que ir cuatro o cinco civiles, el médico y el practicante.
Manuel estaba semi inconsciente en el catre, la fiebre le había bajado un poco, cuando vio entrar a los civiles se puso nervioso pero cuando el sargento le empezó hablar tranquilamente y decir que no le iba a pasar nada, se quedó tranquilo, más que nada por que nos vio a nosotros.
 Don Paco lo estuvo auscultando y Don Julio le puso una inyección, solo pregunto ¿que me vais a hacer? 
_Nada ponerte una penicilina para bajarte la calentura.
_ Ahora te vamos a llevar al cuartel, dijo el sargento, pero no detenido, eres un ciudadano libre, eso sí, no te puedes escapar, si no, no te podemos ayudar, te doy mi palabra de honor, es más te juro por mis hijos que no te vamos a delatar, creo que has pagado con creces si es que has hecho algo con este encierro de treinta años. Es hora de que disfrutes de tus amigos, de tus paisanos, de tu pueblo, he hablado con el alcalde, el juez de paz, todos estamos de acuerdo, no te pasara nada, puedes recoger tus cosas volver a tu casa una vez que hayamos arreglado tus papeles, piensa que fuiste dado por muerto, como tu caso hay muchos en España, sin ir más lejos el de Bailenero “Miguelico el perdiz” él también ha estado muchos años escondido entre la sierra de Baños y de Andújar y ahora disfruta de su libertad .

Han pasado unos días, Manuel  ya está mejor sale poco a la calle y cuando lo hace sale con gafas de sol, aun no se acostumbra a la claridad, su casa estaba tal cual él la recordaba su madre siempre la mantuvo esperando su regreso, era su único hijo y vivió por él y para él.
Vamos a verlo todos los días,  ha vuelto a ver a sus primos, los que quedan en Baños, porque casi todos emigraron.
Con el dinero que su madre tenía oculto en un cajón de doble fondo y que él estaba al tanto de su existencia, se ha comprado ropa nueva de las tiendas de Paco Valle y Juanito Garrido, nosotras fuimos con él, está pensando en comprarse una televisión, para ver las corridas que televisan, con mi abuelo Esteban habló los otros días, coinciden en muchas cosas, sobre todo en lo que se refiere a los toros.
Manuel es ahora felíz cada día descubre cosas nuevas y por terminar esta historia con un final felíz… 
Los otros días lo vimos hablando muy animadamente en la puerta de su casa con una mujer, luego nos contó que era la hermana de la que fue su novia y que siempre estuvo enamorada  en secreto de él, está soltera y ya estamos ideando un plan para ir de boda.


Prologo.
Esta historia es una de esas historias que en realidad paso en muchos sitios en la guerra civil Española, donde por una ideología se llego a ella, nunca deberían existir las guerras y menos las luchas entre hermanos, vecinos, paisanos, padres que nunca más volvieron a ver a sus hijos…
En mi familia hubo una muerte donde nunca se recupero el cuerpo, quedaría como cientos de miles en una cuneta o en una fosa común  y un exilio de treinta y tres años en Francia, ahora reposan sus restos en el cementerio de Baños como era su deseo, yo viví siendo muy niña ese dolor de madre en mi bisabuela Ana María, eran sus hijos y puede que me marcara y haya hecho que esta historia sea un reflejo de ese dolor que ella se llevo a la tumba.
Que nunca más se repita esta historia.

domingo, 5 de agosto de 2012

LA CUEVA DEL COTANILLO 6


Nos sorprendieron justo cuando íbamos a entrar a la cueva, de nada nos sirvió la excusa de que era comida para jugar a las casitas, de nada valieron nuestras mentiras, nuestro nerviosismo nos delato, al final acabamos contándole la verdad de nuestro  secreto, ellos alucinaban incluso dudaron de nuestra historia y querían pasar para comprobarlo por ellos mismos, pero no le dejamos  nos pusimos las cinco en la boca de la cueva, como si nuestros cuerpos  de un muro se tratara, les convencimos que primero se lo contaríamos  a él a ver si quería conocerlos, estábamos muy preocupadas Manuel estaba mal a pesar de nuestras atenciones llevaba unos días que apenas se levantaba, lo poco que comía lo vomitaba le llevamos caldo y era lo único que comía

Había  que contarle a Manuel que nuestro secreto  de cinco personas había aumentado en tres personas mas, José Manuel, Pedrin y Rafael, así que entramos  para  decírselo, los chicos quedaron fuera en la boca de la cueva vigilando y ansiosos por conocerlo, no daban crédito a nuestra historia, no se imaginaban  a una persona treinta años escondido en una cueva sin conocer nada de lo que había ocurrido en ese tiempo por el mundo mundial, hablar de guardia civiles a Manuel  le daba yuyu y cuando le dijéramos  que uno de nuestra pandilla era hijo del sargento de Baños no sabíamos como se lo tomaría, pero tenía que saber que nuestros amigos nos habían descubierto, empezaríamos contándole nuestra aventura del año anterior y como nosotros mismos nos hacíamos llamar "los siete Bañuscos" aunque éste año el número no valía ya que nuestra pandilla había aumentado  con  Mariloli .
_Manuel, hay una cosa que queremos contarte.
 Empezó diciendo Mariloli, ella era más de su confianza que nosotras
_  Nuestros amigos nos han descubierto, pero no temas, por nada del mundo nos traicionarían, puede que incluso sea mejor, así tendremos mas vigilancia para que nada te pueda pasar.
_Malo, malo  María.
Dijo  Manuel, mientras más gente sepa ésto peor, de todas maneras a éstas alturas de mi vida ya nada me importa, creo que casi es mejor acabar con esta pesadilla de una vez por todas, estoy cansao, muy cansao, pienso que no ha valido para nada pasar este tiempo aquí encerrao, el sufrimiento de mi madre, aquella novia que  dejé  y que a la que no pasa un día que  no me acuerde de ella, sé que se caso por mi madre, era normal al creerme muerto,  mis amigos, mi pueblo, mi Baños tan cerca y tan lejos.
_Venga Manuel no hables así, le dije yo,  estas así por que estas malo, pero cuando mejores veras todo diferente 
_No Encarnita tantas veces he pensado en el paredón, en la cárcel, el exilio todo hubiera sido mejor que ésto, pero bueno a lo hecho pecho en el fondo me hace tanto bien vuestra compañía  que ya me da igual tres más.
Anita salio para avisar que entraran los tres chicos y  ella y Toñi se quedaron  vigilando afuera por si venia alguien.
_Pasar, pasar  a la guarida del lobo, no temáis no os voy hacer nada, a ver cómo os llamáis
Dijeron sus nombres los tres
_ Así que tu eres hermano de la Tony y tu de la Toñi pequeña ¿ y tu de que familia eres? le pregunto a José Manuel
_ yo no soy de aquí, vivo en el cuartel mi padre es el sargento
 Al decir esto pegó un salto del catre.
_ ¡Ahora si estoy perdío, hijo de un civil y encima sargento!
Empezó a delirar echándonos de la cueva
_ Iros, iros de aquí, esto se acaba.
Estábamos temblando al verle en ese estado, el mismo nos contó que tenia todo preparado para morir si entraban en la cueva  a por él.
_  "Antes muerto que en manos de los civiles" 
decía, nos costó  trabajo que se tranquilizara, era tal su sosiego  que termino desmayándose, nos quedamos sin saber que hacer incluso llegamos a pensar que se había muerto hasta que Rafael le tomó el pulso y vio que le latía, había que tomar una decisión era cuestión de vida o muerte