POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

sábado, 1 de septiembre de 2012

EL ENANITO SALTARÍN


Este cuento me lo contaba mi madre, era junto con, los siete cabritillos y el lobo; La caperucita roja; El cucharrillo de miel; Las sonajitas de oro; La lechera; El gato con botas; Garbancito; etc… 
Parte del repertorio que me contaba mientras comía, debajo de aquella higuera enorme en nuestra casa en la calle Mestanza o a la hora de irme a dormir, ella no sabe leer,  le toco vivir una mala época en la que con tan solo 8 años estaba sirviendo para poder comer, pero con su imaginación hacia que yo cerrase los ojos y al contarme los cuentos pusiera cara a los personajes y paisaje casi siempre los peñones y la llaná, el castillo de Baños, el callejón del pilar con aquellos viejos fantasmales caserones.  
Estos mismos cuentos se los leía  su madre a ella y a sus hermanos de viejos libros guardados por muchos años como tesoros y que ella memorizó para  luego contárnoslos  a mi hermana y a mí , mas tarde a mis hijos, ahora yo los escribo en mi blogs para que mi nieta algún día al leerlo sepa los cuentos con los que soñaba su abuela cuando era una niña.  






                       

H abía una vez un molinero que tenía dos grandes amores en su vida: el trabajo y su hija. 
Era ésta una hermosa muchacha en la que resplandecían todas las virtudes. 

Hizo la suerte que pasara por allí el joven rey, que se interesó por su vida y su trabajo.
 
— ¿Decís que tenéis una hija? 

— Sí, Majestad, tengo una hija que, además de ser muy bella, es tan habilidosa que sería capaz de convertir la paja en oro.
 

— Una doncella así me convendría. Si tu hija es tan hábil como dices, tráela mañana a palacio; quiero convencerme si es verdad cuanto decís.
 

— Señor, aunque pobre, soy honrado y leal, allí estaré mañana con mi hija.

(El pobre molinero se arrepentía de haber dicho tal cosas)

— Pues así habrá de ser, porque en el caso de que tu hija no tenga tales habilidades mandaré que os ahorquen a ambos.
 
A otro día por la mañana la joven fue conducida a palacio, donde la metieron en una alcoba que tenía grandes montones de paja  y una banqueta. Allí un criado de palacio le dijo: 
— Ponte al trabajo inmediatamente, porque si para mañana no has convertido en oro toda esta paja, su Majestad te mandará ahorcar y a tu padre también. 
Y salió de la habitación dando un portazo. 
Al quedarse sola la joven rompió a llorar desconsoladamente. 
— ¡Ay, Dios mío, por qué habrá dicho mi padre que yo sería capaz de convertir la paja  en oro, si eso es imposible! 
La joven seguía llorando cuando sintió una musiquilla y, de pronto, apareció un enanito muy sonriente que le dijo: 
— ¡Buenos días, molinerita! ¿Por qué lloras? 

— ¡Ay, señor, el rey me manda que toda esta paja  la convierta en oro y no sé cómo empezar!
 

— ¿Qué estarías dispuesta a darme si yo toda la paja la convierto en oro?
 

— Yo no tengo ninguna joya que darte, pero ayúdame y haré cualquier cosa por ti.
 

— Bueno, bueno, prométeme que cuando te cases con el Rey, me entregarás el primer hijo que tengas.
 

— ¡Pero si yo no me pienso casar!
 

— Bueno, bueno, pero tú prométemelo.
 

— Está bien, pero luego no sufras por el desengaño.
 
El enanito se puso a trabajar con tal velocidad que en poco tiempo había convertido toda la paja en oro. 
A otro día por la mañana, cuando llegó al rey quedó asombrado al ver aquel montón de oro y pensó que la forma de asegurarse aquella riqueza era hacer que la molinera fuera su esposa. 
— Estoy orgulloso de ti hasta tal punto que voy a casarme contigo. 

— ¡Pero, señor, yo no...!
 

— ¡Nada, nada, —la interrumpió el rey—, mañana mismo nos uniremos en matrimonio!
Se casaron y fueron felices, acabaron enamorándose con el pasar  de los días .
Al año la cigüeña les trajo un tierno infante. 

Un día que la joven reina estaba a solas con su hijito se le apareció el enano y le dijo:
 
— Buenos días, Majestad, vengo para que cumpláis vuestra promesa. 
¿O acaso la habéis olvidado ya? 

— ¡No, por favor, cómo olvidar que gracias a usted tengo tanta felicidad, coger cuánto  queráis del Palacio.

-Quiero que me deis vuestro hijo.
-Pedirme lo que queráis,  pero dejadme a mi hijito! 

— Está bien, voy a darte una oportunidad. Te doy tres días de plazo para que adivines cuál es mi nombre.
 
La reina no durmió en toda la noche recordando cuantos nombres sabía. Al día siguiente, cuando llegó el enanito, la reina le recitó todos de carrerilla; pero a cada uno de ellos el enano daba un pequeño salto y riendo decía: 
— ¡No, no, ése no es mi nombre, ja, ja, ja, ja! Y desaparecía muy contento al ver que no adivinaba su nombre. 
Al día siguiente otra vez la reina volvió a decirle todos los nombres que pudo recordar, pero el enanito desapareció riendo al ver que la reina no conseguía acertar. 
Viendo la reina el corto plazo que tenía para adivinar el nombre del enano, mandó a un servidor de la Corte para que lo siguiera o indagara su paradero. El emisario llegó hasta lo alto de una montaña y, escondido detrás de unas matas, vio cómo el enanito bailaba alrededor de una brillante hoguera, mientras tocaba una dulzaina y al mismo tiempo cantaba: 
— ¡Mañana tendré yo aquí un príncipe que me sirva, desde el punto hasta el confín, nadie sabrá que me llamo el Enano Saltarín!  
El servidor de la Corte, al oír esto, corrió enseguida a decírselo a la reina, que se puso muy contenta. Y a otro día, cuando llegó el enanito, la reina empezó como de costumbre a decirle nombres: 
— ¿No te llamarás Pedro? ¿No te llamarás Juan? 
Y a cada fallo de la joven, el enano daba un pequeño salto y decía: 
— ¡No, no, frío, frío! 

— Entonces, entonces puede que te llames el Enanito Saltarín.
 

— ¡Aaaaj! ¡Por fuerza te lo tiene que haber dicho el mismísimo Diablo!
 
Y salió por la ventana dejando tras de sí un gran rastro de humo. 

La reina no volvió a verlo jamás y vivió muy feliz con su principito y con su esposo.
 

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado y un poquito de alcaravea par que esta noche no te peas.
Dedicado a todos los niños del mundo mundial y en especial a Sheila, mi nieta . 

9 comentarios:

  1. Que bonitos eran aquellos cuentos, y como nos lo creiamos todo¡ ahora los niños se duermen con la consola, aunque mi nieta, le encanta que le cuente cuentos, pero sin leerlos, me dice, que los de mi cabeza le gustan más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No sabia que tenias una nieta, así podremos compartir estas pequeñas cosas,Un abrazo Anna.

    ResponderEliminar
  3. Que cuento tan bonito llo tanbien la escuchado algunas bezes como tu dice no sabe ni leer ni escribi por que su infancia fue dura pero demasiado que sabe hacer su firma y leer un poco en malluscula y una voz preciosa cuando cantaba sus saeta y sus fandagillos un beso de una anonima.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, por su comentario, es verdad tenia una voz preciosa, siempre me acompañara ese soniquete tan particular de aquellos cuentos que nos contaba a mi hermana y a mi, es la voz mas bonita que he escuchado, me contaba mi abuela Juana que allá en el cortijo de Juan de las Vacas se paraban los vaqueros y todo aquel que pasaba para oírla cantar y no se movían hasta que no acababa la canción, ahora me dice un dicho muy peculiar:Lo que fui, donde esta lo que yo era...

    ResponderEliminar
  5. Que cuento tan bonito. A mi tanbien men contaba munchas cosas y me sigue contado. Como tu dices no sabe ni leer ni escribir porque tubo una infancia dura pero tiene una sabiduria muy grande. Y todo lo que se pone hacer lo hace coser. Cozinar encaje cantar y poner su nonbre y escribi un poco. En malluscular un beso de una anona.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por su comentario, me alaga que hablen así de mi madre.

    ResponderEliminar
  7. ENCARNA no te entrañe q hablen así de tu madre es una gra mujer y una gran persona y siempre q me ve pendiente de preguntarme por mis padres un abrazo de mi parte para ella otro para ti L V

    ResponderEliminar
  8. Gracias nuevamente L.V.Perdonadme este comentario, mi madre que palabra mas grande para una hija, ahora postrada sin poderse valer por si misma, con lo que ella ha sido, se que la quiere mucha gente cuando cada día me llego a verla me dice: hoy he tenido visita menganica o fulanita, a ella le hace mucha ilusión que vallan a verla.
    Como dicen mas arriba ella no sabe leer, solo hacer su firma lee un poco la letra de molde, no tuvo tiempo de ir a la escuela le pillo la guerra y con ocho años ya cuidaba a los niños por una taza de leche al día, con once ya se puso servir hasta los dieciocho que se fue con sus padres al cortijo de Juan de las vacas, desde allí venia a Baños en la temporada de aceituna andando antes de ser de día para incorporarse al tajo, si mas compañía que una perra "Diana" hasta que se caso, su padre la enseñó a contar, en eso los números de cabeza no hay quien le gane, sabe de costura sin haber ido nunca a que la enseñaran, mi hermana y yo íbamos que llamábamos la atención con los la ropa que nos hacia, pantalones que iban mucha gente a que se los cortaran, encaje, tiene una bolsa enorme de muestras de toda clase de ruedas y puntos para jerséis de lana, la de gente que van para que de los deje, bordar, punto de cruz, cocina para chuparse los dedos...¡Que voy a decir yo!
    Nunca la he oído hablar mal de nadie solo comenta de su niñez de su adolescencia, de sus padres y hermanos, de gente que le ayudaban cuando iba a la colas con aquellos canastones de ropa para lavar de donde servia,en casa de Nicolas Chapa y la Berni, nunca las mujeres de Baños la dejaron sola, por el río siempre la ayudaban, casi siempre me habla de la Cruz la de Marcelo.
    Ella ha hecho que sea lo que hoy soy. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Encarna cuando vallas a tu casa le das un abrazo de parte de mis padres porq ellos ya por desgracia no suben mi padre ya por mayor tiene 86 año y mi MADRE con lo q le paso el año paso tampoco puede subir las cuesta un abrazo L V

    ResponderEliminar

Gracias por tener un ratito de vuestro tiempo para mi blogs, en breve pondré vuestros comentarios.