POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

viernes, 18 de enero de 2013

EL PILAREJO 3

MIS RECUERDOS Y POEMAS


Fotografía de Ani Ortíz
-Hola, dije
-Ayer no viniste
Se volvió y me contestó
_Si que vine, pero estabas acompañada
-Es mi amiga Merche, ya le conté que te conozco, no pasa nada si ella está, mejor así, no me gusta que me vean a solas contigo.
_Pero es que yo solo quiero hablar contigo, me das confianza, otras personas no.
-Ella es mi amiga, si le digo que no cuente nada, ella me guarda el secreto.
-Ahora dime, ¿es verdad que solo te veo yo?
_No, te mentí, me puede ver cualquiera y eso es lo que no quiero.
-¿Quien eres? a lo mejor ni te llamas José María.
_No, en eso no te he mentido.
_Mi historia es muy extraña, mi familia es de Baños ¿conoces la historia de "La Encantá?
- Si.
_Ya sabes que era una mujer que se aparecía, ella era mi abuela, te voy a contar la verdadera historia si me permites. 
Se remonta a principios de siglo, su marido se fue a la guerra, era muy aventurero, lo mismo estaba en África, que en Italia y hasta Cuba llegó, ella siempre estaba sola, le gustaba montar a caballo y perderse por la sierra de Baños, Un día conoció a mi abuelo, era un simple campesino sin más tesoro que sus manos rudas, muy acostumbradas al trabajo, allí (dijo señalando el pilarejo) era donde se encontraban, pero ella era casada y debía guardar las apariencias, si su marido volvía y se enteraba que tenía un amante no dudaría de matarla, a ella y a él...
Y mi abuelo tenía novia, los dos estaban comprometidos, así que para poder encontrase idearon el plan de que se aparecía la encanta en el pilarejo, una historia que se sabían los Bañuscos pasada de padres a hijos ¿la sabes?  
_Bueno (contesté) se hablan de varias, la que más he oído es que era una señora que se veía con su amante...

Al pilar bajaban las mujeres del pueblo a lavar la ropa, se juntaban varias muchachas, nunca iban solas.
Era ya atardecido cuando recogieron sus cestas de mimbre con la ropa lavada y seca, emprendiendo el camino hacia el pueblo.
No habrian avanzado unos metros, cuando una de ellas se encontro con su novio, las amigas al ver que no quedaban sola se alejaron para que ellos pudieran hablar y guiñandose un ojo sonrieron ya que seguro se harian algunos arrumacos.

Se le echó la noche encima sin darse cuenta, de pronto sintieron el trote de un caballo que los volviò a la realidad, se escondieron entre las adelfas que alli habia y quedaron impresionados ya que parecia un hada el jinete con el reflejo de la luna.
Aquello los impresionó, volvieron al pueblo y decidieron indagar a ver si aquello fue un espejismo o si habia trashumancia y era un jinete que buscaba en la noche alguna res perdida, pro no hayaron respuestas.
Comentaron al padre de ella lo que habian visto y decidieron vigilar por la noche el pilarejo por si descubrian el misterio.
Sentados entre los arbustos y ya entrada la noche oyeron el relincho de un caballo, no tuvieron tiempo de reaccionar, el animal al verlos se encabritó con la mala fortuna que al poner las patas sobre e suelo, le dio a la muchacha que dejó tendida en el suelo sin vida.
Mi abuela que era la que cabalgaba, bajó del caballo viendo lo sucedido, les ofreció una bolsa de oro, para que guardasen silencio sobre la desafortunada muerte de la muchacha.
El hambre y miseria que por entonces había, les hicieron aceptar el oro y el padre volvió a su casa contando a su mujer que su hija había decidido irse con el novio del pueblo, mas tarde para no levantar sospecha, dijo que de había encontrado una tinaja de monedas mientras araba las olivas.
La madre lloró amargamente la marcha de su hija porque ni siquiera se había dignado a contarle a ella sus plan, cuando siempre habían sido mas que madre amigas y esto la hundió en una depresión hasta el fin de sus días.
El chico se fue del pueblo y nunca mas se supo de el. 
Mi abuela tenia tal remordimiento que dejo de ver a mi abuelo, hasta que descubrió que estaba embarazada y no de su marido precisamente, si éste volvía y echaba cuentas cuando naciera el niño, pronto sabría no era de él.
Desde aquella noche estaba como loca de pensar lo que había hecho.
Una vez más quedaron en el pilarejo e idearon el plan de irse juntos donde nadie los encontraran, no tenían fortuna y emprendieron una nueva vida lejos.
Esa es la verdadera historia de la encantá, yo no se quien era esa familia de la chica que murió, ni quiero ahondar en viejas heridas, pero tenía curiosidad de conocer el pueblo de mis abuelos, ésta historia me la ha repetido mi padre infinidad de veces, él nació en Madrid, allí es donde se establecieron, y donde criaron a mi padre, mi abuela antes de morir le contó esa historia y ahora estamos aquí en el pueblo de sus padres, quería conocerlo, él no tuvo la culpa de nada...
Ahora ya te he contado  mi secreto, esa noche venía del pilarejo cuando me encontré contigo y no vi nada raro, está seco, mi abuela le contaba a mi padre que algo de encantamiento debía tener ese lugar ya que allí enterraron a la desdichada muchacha y que con el tiempo se secó.
Me imagino el remordimiento que habrán tenido toda la vida ese padre y ese novio.
Y ahora me despido de  ti mañana volvemos a Madrid mi padre y yo, pero quería saber si esa historie era verdadera o invento de familia, por lo que hemos averiguado es verdad que sucedió.
Gracias por haber venido.


  _Adiós.
Vi como se marchaba del peñón gordo abajo y quedé pensando la historia que me había contado.
Al llegar a mi casa le pregunté a mi abuela por la historia de la encantá y no supo decirme nada más, solo que había varias leyendas que casi todos los Bañuscos conocemos y que pocos se atreven a ir de día por ese lugar y mucho menos de noche.
Ahora yo sabia la verdadera historia contaba por el nieto de unos de los protagonistas de aquella desdichada noche, el cuerpo de la desafortunada chica quedo enterrado allí y quien sabe si su alma sigue rondando aquél lugar.
 
No volví a ver a ese chico nunca y ahora me pregunto si fue un sueño o sucedió de verdad..




9 comentarios:

  1. La emoción hasta el final, y lo que menos me podía imaginar es que el muchacho de tu historia seria nieto de la Encantá. Me ha gustado mucho. ¿ como será la próxima ?. Besitos

    ResponderEliminar
  2. (MENSAJE )
    Yo a principios del verano también escribí algo sobre la Encanta, mi protagonista bien podía ser la joven que murió bajo las patas del caballo de la abuela de “tu” chico, si quieres te lo mando

    ResponderEliminar
  3. En principio gracias Chachanica por seguir mis micro-historias, basadas en paisajes de nuestro pueblo y leyendas pasadas de padres a hijos y si por favor mándame lo que escribiste sobre a encanta.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Dedicado a todos aquellos niños que nos creíamos la historia de La Encanta del Pilarejo. Entre el temor y la ingenuidad que a esas edades no sabes si creértelas o no, pero por si acaso...no tentabas a la suerte

    1- LA ENCANTA DEL PILAEJO ( según la versión de la chachanica )

    Hacía una tarde de estas que te apetece darte una vuelta por los lugares que antaño recorrías, aunque con las limitaciones que los años te van imponiendo. Hoy me dirigí al Pilarejo, despacio, muy despacio, recreándome en cada paso que daba, no era lo mismo, pero para mi aparecía ante mis ojos tal y como yo lo recordaba, con su hilillo de agua y el ir y venir de las jóvenes a la caída de la tarde que con el pretexto de ir a por agua aprovechaban para reunirse con su enamorado, el cual muy cortésmente le ayudaba con el cántaro, cada uno de un asa. Para él era demasiada distancia para poder decirle al oído todo lo que sentía por ella, y para que nada se interpusiera entre los dos cargaba él solo el cántaro y así podían caminar juntos. La mano del chico buscaba disimuladamente la de ella, a veces coincidían ambas manos, ella la retiraba, se ruborizaba al sentir su mano aprisionada por la de él, al final no tuvo mas que dejar abandonada su mano y sentir como su amado la besaba, un escalofrío recorrió todo su cuerpo, algo maravilloso, era la primera vez que sentía algo así, NO LO OLVIDARÍA JAMÁS
    Tan absorta iba con mis recuerdos que no me daba cuenta de que el Sol se estaba ocultando detrás del Cerro Navamorquín, todo el entorno quedaba solitario, yo me senté para descansar un momento, corría una brisa fresquita que golpeaba agradablemente mi cara, cerré los ojos, no se si me quedé dormida o no, pero al abrirlos quedé sorprendida al tiempo que sobresaltada por la silueta que a lo lejos vi sentada al borde del Pilarejo.
    Algo que permanecía inmóvil, era la silueta de un mujer, de pronto recordé la leyenda de la Encanta, ¿sería cierta aquella historia que de pequeña oía contar a Severiana ?, un escalofrío corrió por todo mi cuerpo al contemplar aquella imagen, parecía de otro mundo, podía adivinar que se trataba de una mujer joven y bella, aunque debido a la obscuridad que iba cayendo sobre el lugar, no se le distinguía el rostro, porque una abundante melena lo ocultaba, un pelo largo, rubio y rizado, caía sobre su espalda que a la luz de la luna, que ya iba asomándose tímida sobre las ramas de los Eucaliptos se reflejaba sobre ellos, entonces aquella melena se volvió plateada, parecía como la cascada que baja por los arroyos al precipitarse entre las piedras después de la lluvia, tal belleza solo podía adornar un rostro igualmente bello, sentía una gran curiosidad , por eso me deslicé sigilosamente, quería ver de cerca a la Encantá para comprobar que la historia que de pequeñas nos contaron nada tenia que ver con lo que mis ojos estaban viendo. Se nos contaba que por aquellos lugares deambulaba una mujer tan fea que un día al mirarse en las aguas cristalinas del Pilarejo y ver su rostro tan horrible, se volvió un ser malo y vengativo por lo que cuando algún niño se acercaba por allí se lo quedaba y lo escondía y ya nunca mas verían a sus padres, por eso ningún niño nos atrevíamos a ir si no era acompañados de algún mayor.

    ResponderEliminar
  5. 2- Quizás aquella historia de la Encanta del Pilarejo la contaron de esa forma para que los niños no nos acercáramos a las Colas.
    Sin duda que la Encanta de un manera o de otra siempre cuidó de los niños de Baños, pues que yo recuerde nunca se ahogó ninguno, quizás el miedo era mas grande que las ganas de bañarnos...
    Volviendo a la escena que estaba contemplando. Estaba tan próxima a ella que por un momento creí ser descubierta, pero no, su movimiento se debió a que una lagrima caía furtiva por su mejilla, ella con un pañuelo en una mano y con la otra aparto su pelo para limpiarla dejando su rostro al descubierto, y... OH, sorpresa, como suponía se trataba de una guapa mujer a pesar de los años transcurridos, parecía que el tiempo se detuvo en el momento en que empieza la historia, yo contuve la respiración, tanta era la emoción que sentía al estar viendo tan de cerca a aquella con la que tantas generaciones de niños temíamos encontrarnos, que el corazón me golpeaba aceleradamente.
    De pronto ella se levanto, algo había oído, yo también oí algo como el chasquido de una rama al pisarla, me volví instintivamente y vi como se acercaba un hombre con su caballo del ronzal, giré mi cabeza hacia el otro lado y la bella dama había desaparecido sin dejar rastro, pasee la mirada por los alrededores con la esperanza de poder ver por donde se había marchado, en ese instante vi como también se alejaba por el arroyo abajo camino de las Colas, el caballero, que al pasar entre los árboles al reflejo de la Luna, me pareció reconocer a alguien que en alguna ocasión había visto cabalgar por las oscuras noches recorriendo sin rumbo la orilla del Pantano
    De pronto oí...... RESISTIRÉ ERGUIDA FRENTE A TODOS..., eso me volvió a la realidad, era el móvil que sonaba insistente, no lo descolgué, deje que sonara toda la canción y regrese a casa.
    Aquella noche no dejaba de pensar en el misterioso caballero, quería recordar, su figura me era familiar, creo que en alguna ocasión lo he visto pero no recuerdo donde, quizás cuando se me pase la impresión que me ha causado la experiencia de ver a la Encanta del Pilarejo podré recordar donde vi al misterioso jinete.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, mil gracias Chachanica por tu relato, cada uno tenemos el nuestro propio, una experiencia, una historia que contar, la tuya se supera con creces, habrá que ir una noche a la luz de la luna, para ver si es verdad el ancantamiento del pilarejo, aquella chica enterrada, por su osadía de saber quien era aquella mujer que cruzaba la sierra de noche. Puede que sea su novio que vuelve a buscarla a caballo, o los dos amantes que atraves de los años y desde el más allá siguen viendose a escondidas...O puede que otros nuevos enamorados que se ven a escondidas por ser un amor prohibido, en ese caso habría que avisarles de la maldad que aceche el pilarejo. Y por supuesto que nunca haría daño a ningún niño la encantá, ella tuvo uno, nacido de un amor que a pesar de ser imposible, y aún en la distancia con el remordimiento de haber cometido un crimen sin proponérselo hizo que pudiera nacer y su nieto me contara la verdadera historia de "La encantá del pilarejo"


    Un abrazo Chachica.

    ResponderEliminar
  7. Que poesia o poema tan bonito pero llo pensaba que hera de mentira pero la otra tarde se lo comente a mi madre y me dijo que hera berda lo de la encanta del pilarejo una becina sulla bajo a labar como de comtubren y dice que alguien se le acerco y se lio a bofetada con ella y del mismo susto dice que al poco tienpo murio. Y es cierto porque miadre me cuenta munchas cosas un beso de una anonima.

    ResponderEliminar
  8. Hay muchas historias sobre la encanta, esa es una de las que se cuentan de Baños, cada pueblo tiene sus leyendas, a veces no hace falta que estén escitas en libros, estas se pasan de padres a hijos y no hay duda que en el pilarejo algo debió pasar, es un lugar lúgubre y a la vez hermoso, algo que atrae, muchos dicen haber visto a una mujer hermosa que a medida se
    acercaba se a las personas se convertía en un ser horrible.
    Gracias por tu comentario y un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Encarna bonita historia, esta no la sabia .Joaquina mi vecina solía contar estas historia en verano cuando había las nubes tan grandes las cabañuelas le llamaban mientras me ensenaba hacer ganchillo que tiempos tan bonitos ,y con que nostalgia los recuerdo. No seas tonta y escribe un libro un beso

    ResponderEliminar

Gracias por tener un ratito de vuestro tiempo para mi blogs, en breve pondré vuestros comentarios.