POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

domingo, 24 de marzo de 2013

MI PRIMERA NIETA

Ha sonado el teléfono dí un brinco en la cama
Será que ya ha llegado la hora
¿Quien será pues, que a estas horas llama ?
Me pongo a vestirme rápido
Y todo de las manos se me esparrama
El pantalón al revés me pongo
La camisa no encuentro y aún tengo puesto el pijama
Se me olvida coger las llaves
Vuelta a subir y digo _Ten calma
Que no es tu primer hijo
Ya pasaste esa etapa
Estoy como un flan, no pensé que esto me pasara
Ocho meses esperando, desde la noticia
Hoy por fin  podré verle la cara
¿ Será parecerá a mi hija? 
No quiero que le pase a ellas nada
Sigo cavilando mientras camino
¡Que nervios! la felicidad me embriaga
Seguro que nace como todos los niños
A la luz primera, en la madrugada
Cogeré sus manita, con ese olor de recién nacida
Miraré su carita sonrosada 
La vida continúa me digo
Una vida con ella llena de esperanza




3 comentarios:

  1. LA ALEGRIA DE HABER NACIDO

    Aquella niña, como tantos otros había comenzado su vida en el vientre de su madre. Llegado el momento y no falta de temor ante lo desconocido cerré los ojos y me decidí a cambiar lo que hasta entonces había sido un lugar tranquilo y feliz, por otro que no tenía la más remota idea de lo que me encontraría.
    En un instante pase del tranquilo hábitat en el que había estado los primeros nueve meses desde que fui concebida, a algo tan desconocido que al llegar me asusté, había unos que parecían como yo solo que muy grandes, corrían de un lado para otro haciendo unos ruidos que antes no había escuchado, estaba muy asustada, oía a otros como yo que también lloraban, yo quizás al escucharlos sin saber el motivo también empecé a llorar, quizás no debí haber abandonado el vientre de mama, pensé.
    De pronto comencé a tranquilizarme al oír algo que me parecía familiar, solo que mas cerca, con sus manos acariciaba mis manitas, mi cabecita, entonces note como una cara se aproximaba a la mía y me daba un beso, ! era mamá !, la miré y me di cuenta que desde aquí afuera aún era mas guapa de lo que me había imaginado, entonces me alegré de haberme decidido venir a este mundo.
    Alguien me cogió, me envolvió en algo y me llevaba con ella, me separaba de mamá, asustada comencé a gritar, volví la cabecita buscando la ayuda de mi madre, me tranquilice cuando vi que ella estaba tranquila, pensé, si ella deja que me lleve no será a ningún sitio malo.
    Iba en un carrito, para mi era desconocido todo lo que me estaba sucediendo, llegamos a otro sitio donde me puso sobre una mesa y dijo, toma lávala y después se la llevas a su madre.
    Noté como me pasaba por todo mi cuerpecito algo muy suave, al principio empecé de nuevo a llorar, pero alguien con una voz dulce me hablaba y decía, ya verás lo guapa que te voy a poner, no se lo que quería decir con aquello de guapa, pero lo que si se es que conforme me pasaba aquello tan suave por mi cuerpo me quedé dormida, cuando desperté estaba en los brazos de mamá, sentía su calor sobre mí. Unos brazos fuertes rodearon mi cuerpo, note como me besaba, entonces lo reconocí, era papá, !que contento estaba !. Yo iba pasando de unos brazos a otros, todos estaban muy felices de verme, de pronto llegue a unos brazos que me causaron seguridad, miré hacia alguien que me hablaba de distinta manera que los demás, su voz me daba confianza… aunque no entendía porque lloraba, esa voz también me resultaba conocida, tenia que tratar de recordar quien era aquella que con tanto cariño me estrechaba entre sus brazos…! ya recuerdo! era la abuelita Encarna, me quede dormida, sabia que con ella estaba segura.
    Ya han pasado 4 años y cada día que paso con ella me alegro de que sea mi abuelita Encarna.
    Para pensar esto que escribo, tu nieta todavía no tiene edad, pero estoy segura que con el paso de los años y cuando recuerde los días tan felices que esta viviendo a tu lado, estoy segura que cada día se alegrara más de haber nacido BESITOS

    ResponderEliminar
  2. Precioso Chacahnica, así es como me lo imagfinaba, como lo añoraba y deseaba que llegara ese momento, el destino quiso que el guión cambiara y el momento del abrazo a mi nieta se retrasara.Hoy soy muy feliz con ella cuando estamos juntas e intento olvidar esa mala pesadilla.Cuando miro su carita y me dice abuela Encarna pienso que mereció la pena la espera.
    No he podido evitar unas lágrimas al leer lo que me has escrito.GRACIAS¡¡¡¡Y el beso se lo devuelvo a vuelta de comentario.
    Por cierto viene para Semana Santa.?

    ResponderEliminar

  3. Este año no voy para Semana Santa, pero sigo las procesiones desde la ventana de mi ordenador, espero que la lluvia deje estos días para que puedan salir todas las procesiones. Besitos

    ResponderEliminar

Gracias por tener un ratito de vuestro tiempo para mi blogs, en breve pondré vuestros comentarios.