POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

viernes, 18 de enero de 2013

EL PILAREJO 3

MIS RECUERDOS Y POEMAS


Fotografía de Ani Ortíz
-Hola, dije
-Ayer no viniste
Se volvió y me contestó
_Si que vine, pero estabas acompañada
-Es mi amiga Merche, ya le conté que te conozco, no pasa nada si ella está, mejor así, no me gusta que me vean a solas contigo.
_Pero es que yo solo quiero hablar contigo, me das confianza, otras personas no.
-Ella es mi amiga, si le digo que no cuente nada, ella me guarda el secreto.
-Ahora dime, ¿es verdad que solo te veo yo?
_No, te mentí, me puede ver cualquiera y eso es lo que no quiero.
-¿Quien eres? a lo mejor ni te llamas José María.
_No, en eso no te he mentido.
_Mi historia es muy extraña, mi familia es de Baños ¿conoces la historia de "La Encantá?
- Si.
_Ya sabes que era una mujer que se aparecía, ella era mi abuela, te voy a contar la verdadera historia si me permites. 
Se remonta a principios de siglo, su marido se fue a la guerra, era muy aventurero, lo mismo estaba en África, que en Italia y hasta Cuba llegó, ella siempre estaba sola, le gustaba montar a caballo y perderse por la sierra de Baños, Un día conoció a mi abuelo, era un simple campesino sin más tesoro que sus manos rudas, muy acostumbradas al trabajo, allí (dijo señalando el pilarejo) era donde se encontraban, pero ella era casada y debía guardar las apariencias, si su marido volvía y se enteraba que tenía un amante no dudaría de matarla, a ella y a él...
Y mi abuelo tenía novia, los dos estaban comprometidos, así que para poder encontrase idearon el plan de que se aparecía la encanta en el pilarejo, una historia que se sabían los Bañuscos pasada de padres a hijos ¿la sabes?  
_Bueno (contesté) se hablan de varias, la que más he oído es que era una señora que se veía con su amante...

Al pilar bajaban las mujeres del pueblo a lavar la ropa, se juntaban varias muchachas, nunca iban solas.
Era ya atardecido cuando recogieron sus cestas de mimbre con la ropa lavada y seca, emprendiendo el camino hacia el pueblo.
No habrian avanzado unos metros, cuando una de ellas se encontro con su novio, las amigas al ver que no quedaban sola se alejaron para que ellos pudieran hablar y guiñandose un ojo sonrieron ya que seguro se harian algunos arrumacos.

Se le echó la noche encima sin darse cuenta, de pronto sintieron el trote de un caballo que los volviò a la realidad, se escondieron entre las adelfas que alli habia y quedaron impresionados ya que parecia un hada el jinete con el reflejo de la luna.
Aquello los impresionó, volvieron al pueblo y decidieron indagar a ver si aquello fue un espejismo o si habia trashumancia y era un jinete que buscaba en la noche alguna res perdida, pro no hayaron respuestas.
Comentaron al padre de ella lo que habian visto y decidieron vigilar por la noche el pilarejo por si descubrian el misterio.
Sentados entre los arbustos y ya entrada la noche oyeron el relincho de un caballo, no tuvieron tiempo de reaccionar, el animal al verlos se encabritó con la mala fortuna que al poner las patas sobre e suelo, le dio a la muchacha que dejó tendida en el suelo sin vida.
Mi abuela que era la que cabalgaba, bajó del caballo viendo lo sucedido, les ofreció una bolsa de oro, para que guardasen silencio sobre la desafortunada muerte de la muchacha.
El hambre y miseria que por entonces había, les hicieron aceptar el oro y el padre volvió a su casa contando a su mujer que su hija había decidido irse con el novio del pueblo, mas tarde para no levantar sospecha, dijo que de había encontrado una tinaja de monedas mientras araba las olivas.
La madre lloró amargamente la marcha de su hija porque ni siquiera se había dignado a contarle a ella sus plan, cuando siempre habían sido mas que madre amigas y esto la hundió en una depresión hasta el fin de sus días.
El chico se fue del pueblo y nunca mas se supo de el. 
Mi abuela tenia tal remordimiento que dejo de ver a mi abuelo, hasta que descubrió que estaba embarazada y no de su marido precisamente, si éste volvía y echaba cuentas cuando naciera el niño, pronto sabría no era de él.
Desde aquella noche estaba como loca de pensar lo que había hecho.
Una vez más quedaron en el pilarejo e idearon el plan de irse juntos donde nadie los encontraran, no tenían fortuna y emprendieron una nueva vida lejos.
Esa es la verdadera historia de la encantá, yo no se quien era esa familia de la chica que murió, ni quiero ahondar en viejas heridas, pero tenía curiosidad de conocer el pueblo de mis abuelos, ésta historia me la ha repetido mi padre infinidad de veces, él nació en Madrid, allí es donde se establecieron, y donde criaron a mi padre, mi abuela antes de morir le contó esa historia y ahora estamos aquí en el pueblo de sus padres, quería conocerlo, él no tuvo la culpa de nada...
Ahora ya te he contado  mi secreto, esa noche venía del pilarejo cuando me encontré contigo y no vi nada raro, está seco, mi abuela le contaba a mi padre que algo de encantamiento debía tener ese lugar ya que allí enterraron a la desdichada muchacha y que con el tiempo se secó.
Me imagino el remordimiento que habrán tenido toda la vida ese padre y ese novio.
Y ahora me despido de  ti mañana volvemos a Madrid mi padre y yo, pero quería saber si esa historie era verdadera o invento de familia, por lo que hemos averiguado es verdad que sucedió.
Gracias por haber venido.


  _Adiós.
Vi como se marchaba del peñón gordo abajo y quedé pensando la historia que me había contado.
Al llegar a mi casa le pregunté a mi abuela por la historia de la encantá y no supo decirme nada más, solo que había varias leyendas que casi todos los Bañuscos conocemos y que pocos se atreven a ir de día por ese lugar y mucho menos de noche.
Ahora yo sabia la verdadera historia contaba por el nieto de unos de los protagonistas de aquella desdichada noche, el cuerpo de la desafortunada chica quedo enterrado allí y quien sabe si su alma sigue rondando aquél lugar.
 
No volví a ver a ese chico nunca y ahora me pregunto si fue un sueño o sucedió de verdad..