POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

miércoles, 26 de marzo de 2014

TORRIJAS




He aquí el resultado, pero antes han habido unos pasos a seguir que os pongo a continuación, siempre en casa de mis padres se hacían con la miga de pan del día anterior de los que en Baños de la Encina se llaman de tres cortes o de agua, se quitaba la corteza, se partían hogazas y se utilizaba la miga.

En mi pueblo aparte de las magdalenas, tortas y puntualmente los mantecados para Navidad y poco más, que se hacían en los hornos de pan de Cantarero, Ganforro o Ana la del Serio. Había una pastelería, la de Joaquina en la plaza del ayuntamiento, traía pasteles de Linares, así que en las casas se hacían toda clase de pasteles y postres dulces con recetas pasadas de madres a hijas, hornazos, magdalenas, tortas de aceite y de manteca, mantecados, pestiños, flores, torrijas, leche frita, galletas, bienmesabe,huevos moles, tarta de galletas etc...
Ahora en la panadería de los hermanos Espinosa hacen unos pasteles autóctonos riquísimos
aparte del pan de los que llamamos de pueblo.

Ahora paso a poneros la receta de como hago las torrijas, al poner las fotos en el facebook me pidieron que les dijera como las hacía, así que os pongo paso a paso como las hice.
                                   INGREDIENTES

UN LITRO DE LECHE
ACEITE DE OLIVA ( de Baños, mi pueblo)
MEDIO KILO DE AZÚCAR
SAL
AZÚCAR VAINILLADO (vainilla)
CORTEZA DE LIMÓN
CANELA
CINCO HUEVOS
EN ESTE CASO UTILICÉ PAN DE MOLDE PARA TORRIJAS.
(pero se puede hacer como toda la vida, con rebanadas del del día anterior)


Se pone a cocer un litro de leche con corteza de limón, azúcar (cinco cucharas de las soperas)solo tiene que dar un hervor, se aparta, se pone una cucharadita de de las de café de vainilla y se mueve, aún templada se van mojando las rebanadas de pan en ella vuelta y vuelta, se ponen en una fuente con un plato pequeño abajo para que vallan escurriendo la leche sobrante.
Por otro lado preparamos el resto de los ingredientes mientras están escurriendo las rebanadas de pan, batimos  cinco huevos con una pizca de sal, en un bol ponemos el resto del medio kilo de azúcar con una cucharada sopera de canela molida y mezclamos bien, ponemos un plato con papel de cocina para que una vez fritas en abundante aceite de oliva escurran el aceite sobrante.
Y ya solo falta rebozarlas en los huevos batidos, freírlas, escurrirlas  y aún calientes embaruñarlas en el azúcar con la canela  
Bueno y ahora a merendar con un cafelillo.
Ya pondré otro día  cuando las haga la receta de las flores, tengo apuntadas todas estas dulzainas en un bloc de boca de mi madre.




sábado, 22 de marzo de 2014

CODORNIZ ESCABECHÁ




Hoy os propongo un plato muy Bañusco,  una receta saludable, baja en grasa y muy típica de mi pueblo.
Por muchos años (ahora prohibido)  la caza de pajarillos, zorzales, perdices y codornices  han sido en Baños de la Encina el sustento de muchas casas, amen de conejos, liebres y caza mayor...
Yo la verdad es que soy mas de pescado que de carnes,  pero a mi marido los pajarillos fritos con ajos, arroz con pajarillos, el conejo y sobretodo la perdiz o codorniz escabechada le encanta.
La codorniz es un ave mas bien pequeña, llega a medir entre 16 a 20 centímetros  el plumaje es color pardo leonado, son muy preciados los huevos de codorniz.
A España llegan después de invernar en Marruecos, unas se quedan y otras emigran hacia Europa, hoy en día es difícil su caza pero hay granjas especializadas en la cría  de éstas, en mi pueblo hay una granja donde crían perdices, codornices, faisanes...propiedad de una miga mía Toni Altozano y junto a su marido e hijos la llevan.
Y ahora os pongo la receta de la codorniz escabechada.
                   
                                INGREDIENTES

CUATRO CODORNICES
UNA CEBOLLA
DOS ÑORAS
ACEITE
PIMIENTA EN GRANO
LAUREL
UNA CABEZA DE AJOS
PIMENTÓN  DULCE
UN VASO DE AGUA
UN VASO DE VINAGRE DE MANZANA
UN VASO DE VINO BLANCO
SAL

Se pone a calentar en la olla a presión aceite de oliva, se echan las codornices y se doran dando la vuelta varias veces.
Añadimos la cebolla entera, unos veinte gramos de pimienta, dos ñoras, los ajos sin pelar, una cucharadita de las de café de pimentón dulce, sal, un vaso de agua, un vaso de vino blanco y otro de vinagre de manzana.
Tapamos la olla y cuando comience a silbar la válvula contamos unos veinte minutos.
Dejamos enfriar la olla.
Cuando se enfríe la conservamos en el frigorífico están mas ricas si dejamos al menos veinticuatro horas para que tomen sabor al escabeche, se sirven frías, pero también se pueden calentar a quien les guste calientes.
Y ahora buen apetito y con una cerveza fresquita o un buen vino están buenísimas.




jueves, 20 de marzo de 2014

QUE NO DARÍA

Redoble de un tambor
Lamento de una garganta
Guardar silencio Bañuscos
Que una saeta se canta

Cantar de mi pueblo querido
Que cada Semana Santa
Llora por  primavera
Los pasos que por su puerta pasan

¡¡¡Silencio, Silencio callad!!!
De entre los balcones
Alguien se adelanta
Señala al Cristo del Gran poder
Y con lagrimas en los ojos canta

Si yo pudiera quitarte, esa cruz
El dolor que te quebranta
¡¡¡Ay ¡!! Si pudiera hacerlo
Si pudiera, en la cruz no te clavan

Curaría las heridas de las espinas
Limpiaría la sangre de tu cara
Y con alegría, a tu madre le diría
No llores , tu hijo vuelve a casa.

lunes, 10 de marzo de 2014

EL MILAGRO DE LA VIDA





Algo está cambiando en mi
Siento que vivo por dentro
Que será  lo que me hace sonreír
Al tocar con mis manos mi cuerpo
El milagro de la vida existe
Eso es lo que yo siento
Miles de alegrías me envuelven
Y estallo de felicidad a su encuentro
Te quiero ya desde el principio
Te noto, te presiento
Quiero Tenerte en mis brazos
Notar en mis pechos tu aliento
Acaricio mi vientre preñado
Y atraves de mis manos te encuentro


sábado, 8 de marzo de 2014

SALAS GALIARDAS 4

PANTANO Y SIERRA DE BAÑOS, AL FONDO EL CERRO DE NAVALMORQUÍN


Estaba cansada y con el estómago lleno me entró sueño y me dormí...
No se cuánto tiempo estuve dormida, a través de mis parpados entraba luz de día, los abrí y vi que estaba recostada debajo de un árbol, me restregué los ojos, pensando si todo había sido un sueño, pero  al incorporarme vi un saco de esparto a mi lado...
Empecé a hurgar dentro de él y para mi sorpresa vi unos manuscritos, los mismos que me enseñó el penitente mudo, un cáliz, y varias cosas más que reconocí, el corazón me dio un vuelco 

¿Donde estaba él?
 ¿ Como había llegado hasta allí ? 
No reconocía en que parte de la sierra me encontraba y
 ¿Como era que no me había despertado mientra él me trasladaba? 
Mi último recuerdo era que estaba en la cueva junto a él tenía hambre y preparó un caldo, que tengo que reconocer me supo bueno, puede que sin darme cuenta pusiera algún brebaje, ya sé, vi que tenía dormideras (fruto del madroño) me dijo que las tomaba para poder dormir ya que los dolores de sus viejos huesos, de noche no le dejaban descansar.
Seguí mirando aquél macuto,  me encontré una carta en un extraño papel, tipo pergamino, con avidez empecé a leerla.

Querida amiga, no es la mejor forma de despedirnos, estos tres días han sido muy reconfortables  para mí, he podido hablar con alguien, desde que me quedé solo echaba de menos conversar, es cierto que hablaba conmigo mismo confieso que en parte  algo de locura se está apoderando de mi mente, mientras dormías empezaste a delirar, hablabas de tus hijos, tu nieta, al nombrarla sonreías, tu marido, tus padres, tu hermana, te despedías de ellos.
No tengo derecho de apartarte de ellos, es por eso que te dejo libre, he caminado contigo toda la noche en un viejo carro a través de la sierra y galerías, no estás lejos de Baños este paraje es Burguillos, hasta aquí llega una de las galerías.
No te van a creer es por eso que te dejo estos objetos, para que se convenzan que estuviste conmigo.
El fin de mis días está cerca, no me busques no me encontraréis.  Todos estos montes de Baños son todo un laberinto.
Que Dios te bendiga.

Leí aquella carta varias veces tratando de convencerme que lo que había vivido no era un sueño, tres días decía que había estado con él, pensé en los tres días que habrían pasado mi familia buscándome por la sierra, no sabía si habrían encontrado mi coche en las faldas del Navalmorquín, me puse de pie cogí aquel saco y comencé a andar, no sabía que dirección tomar estaba aturdida, de pronto oí las campanas de la iglesia debían ser las de San Mateo y eché a andar en esa dirección, enseguida reconocí la cuesta de la muela, estaba en la carretera de Bailén.
Sentía náuseas, debía ser por el brebaje que me dio o por los tres día en que apenas comí, sentí un ruido muy familiar, comencé a andar más deprisa, pero apenas avanzaba los pies se me trababan, no quería que se fueran sin mi y empecé a gritar, por fin puse los pies en la carretera con las manos hacía gesto para que se parara el coche, pero pasó de largo, me derrumbé en el suelo y perdí la noción otra vez...
Abrí los ojos, todo me daba vueltas, pero reconocí la habitación de un hospital.
El médico se acercó a mi y preguntó como me llamaba.
_Encarna. 
_ ¿Puede hablar?, si quiere lo dejamos para cuando se encuentre mejor
_Si quiero hablar ¿donde estoy?
_En el Hospital de Linares
_La encontraron en la carretera y la trajeron aquí, no portaba documentos, por lo tanto nada sabemos de usted.
_ ¿ Y un saco que llevaba? pregunté 
_ Está ahí en el armario, el chico que la encontró la trajo aquí, esas eran sus únicas pertenencias, pero no hemos podido avisar a nadie por que no sabemos quien es, ahora si se encuentra con ánimos díganos su nombre  para poder avisar a su familia.
Me entró tranquilidad, quise levantarme para comprobar que estaba todo, pero no pude estaba débil y me habían puesto suero, les dije como me llamaba, de donde era, el móvil de mi marido,
Me volvía dormir...
Cuando desperté reconocía a todos, mis hijos, mi marido, mi hermana...
Me preguntaban donde me había metido, no tenía ganas de hablar y si lo hacía 
¿ Me iban a creer ?.
Estuve dos días  en el hospital, luego me llevaron a casa.
Entonces y solo entonces comencé mi relato...
Les enseñé la carta, los objetos que me había dejado en aquel saco de esparto, eran de un gran valor para los historiadores de nuestros antepasados, la historia de los penitentes mudos, sus estatutos, cuando se fundaron, todo cuanto rodeó su historia, era como un anuario, quien ingresaba por su voluntad y a quien secuestraban para hacerlos penitentes mudos, los entregué al ayuntamiento para que parte de aquellos objetos se pusieran en nuestro museo, me quedé con el cáliz y la carta, quería conservar algo de él.

Han pasado varios días, me voy normalizando, parece que en vez de una semana que había pasado fuera de casa, de repente se hubiera convertido en años.

Desde mi ventana miro hacia el Cerro Navalmorquín, sé que él sigue ahí, no se por cuanto tiempo...








lunes, 3 de marzo de 2014

BIZCOCHO DE YOGUR




Los sábados por la tarde, cuando ya acabo de los menesteres de la casa me gusta meterme en la cocina y hacer recetas para acompañar el café...
Ya se que estos otros menesteres engordan pero, una vez a la semana o de vez en cuando en vez de palomitas mientras veo cine de barrio no hacen daño ¿verdad amigas blogueras golosas? en el face colgué la foto de este bizcocho y me han pedido la receta así que vamos al lío.

Los ingredientes se tienen casi todos en casa.

CUATRO  HUEVOS
YOGUR NATURAL
AZÚCAR
CANELA MOLIDA
UN LIMÓN
VAINILLA MOLIDA
GASIFICANTE
SAL
HARINA
ACEITE
MOLDE RECTANGULAR
UN SOBRE DE CHOCOLATE GLASEADO

Así que vamos a empezar paso a paso con el bizcocho.

Se separan las claras de la yemas, se les pone una pizca de sal y en una batidora o con una amasadora se ponen a punto de nieve, mientras mas duras y crecidas mejor.
Se añade las yemas y batimos hasta que queden bien mezcladas.
Seguimos poniendo los ingredientes, un yogur natural y una vez vaciado ésta sera la medida  que utilicemos.
Una medida  de aceite de oliva, se puede poner crudo.

Tres medidas de azúcar, tres o cuatro de harina depende del tamaño de los huevos, la ralladura y el zumo de un limón, una cucharadita de las de café de canela molida y otra de azúcar vainillado 
Y por último un sobre de cada color de gasificante, se bate todo muy bien..
Mientras hacemos todo este preparativo ponemos el horno a calentar arriba y abajo a 200 grados.
En un molde rectangular ponemos un chorreón de aceite y con la ayuda de papel de cocina lodamos todo el molde.
Echamos la masa en él y metemos al horno unos veinticinco minutos en la parte media baja, no debemos abrir la puerta, pues entonces la masa se viene abajo, solo al final si vemos que se esta tostando demasiado y al meter la punta de un cuchillo  vemos que éste no sale limpio, bajamos la temperatura a 180 grados y apagamos la parte de arriba del horno.
Cuando esté hecho sacamos y dejamos enfriar (unos diez minutos)
Metemos en el microondas el sobre del glaseado un minuto y aún caliente extendemos sobre  el bizcocho.
En caso de que no nos guste el chocolate hay otra opción que es de poner azúcar glaseada como este otro que hice otro día.
Buen provecho