POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

martes, 22 de abril de 2014

REFRANILLOS

AÑOS 1950


Para elegir a un esposo
Que sea bien plantao 
Hay tener buen tino
Eso de que te lleve a la era 
Para montarte en el trillo
Nada de nada
Hasta que sea tu marío
Cuando diga, ven a ver as estrellas
Allá por Abril florido
Cuidado niña a ver que te enseña
Mira a ver si coges frío
Para ver el cielo estrellado
Mejor Agosto en el estío
Que ese roalito es sagrao
Hasta que sea tu marí
El buen paño en el arca se vende
Un dicho del pueblo mí
Que si tu madre se entera
Que me has hecho un descosío
No cogemos ni en una era
Y el respeto se ha perdío
Así que vete pensando
En compararme un anillo
Si quieres que sea tuya
Me compras un blanco vestío
Y en la noche de bodas
Veras lo que has conseguío.


....


AÑOS 2000


El hombre y el melón de cata son
Mira que si no lo pruebas
Puede que te lleves una decepción
Que no valla a valer pa la cama
Y eso duele un montón
Vamos al huerto niño
Y dame tu opinión
Que ese lucero que brilla
Anteayer no lo veía yo
Y entre caricias y abrazos
Voy a comprobar yo
Si es solo fachada
O es un hombretón
Si vale ponemos fecha
Pa vivir juntos o con bendición
Que ya no voy engaña
Que me llevo un mocetón
De toma pan y unta
Al que elegí yo









martes, 15 de abril de 2014

TORTAS DE ACEITE



stamos en Semana Santa, en mi pueblo Baños de la Encina, como ya he puesto en varias entradas, los días previos se preparan dulces típicos, con recetas antiquísimas,  generación a generación han ido pasando estas tradiciones y las casas se llenaban a olores de aceite desahumado, canela, limón y vainilla...
Aún se siguen haciendo en los hornos las magdalenas, las tortas de aceite y manteca y en las casas las tradicionales flores, rosquillas de anís, pestiños y torrijas.





Pero hoy os pongo una receta de tortas de aceite de oliva, la esencia de este manjar y de eso en nuestro Baños sabemos mucho, este oro liquido ha sido , es y será el sustento de muchas familias Bañuscas, los mares de olivos que en nuestra tierra Jaenera se extiende en el horizonte y se pierde en la lejanía, hace que estemos orgullosos de ser los primeros en todo el mundo de producción en aceite de oliva, que menos que esta receta autóctona la ponga en mi blogs. 
                             
                                    

INGREDIENTES

* MEDIO VASO DE ACEITE DE OLIVA (200dL).
*SAL ( la que se coja con dos dedos)
* 6 VASOS DE HARINA (aproximadamente, o como se dice, harina la que admita)
*MEDIO VASO DE VINO BLANCO.
*MEDIO VASO DE AGUA ( se puede sustituir por leche )
* DOS  HUEVOS ,  UNA DE LAS YEMAS PARA DECORAR.
*UNA CUCHARADA  SOPERA DE AJONJOLÍ (sésamo).
*DOS VASOS DE AZÚCAR 
*TRES CUCHARILLAS (de las de café) DE MATALAUVA (anís)
*RALLADURA  NARANJA.
*CANELA,  MEDIA CUCHARADA SOPERA.
* 75 GRAMOS DE LEVADURA FRESCA.







En un bol ponemos agua templada se pone la levadura, se disuelve bien con un tenedor, una pizca de sal, añadimos medio vaso de vino blanco, los  vasos de harina tamizada, un huevo y la yema de  otro huevo .
A continuación medio vaso de aceite de oliva virgen, seguimos batiendo y añadimos dos vasos de azúcar,  ésta se va incorporando poco a poco, para que ligue bien con los ingredientes,  la canela, la ralladura naranja, el ajonjolí y la matalauva.
Mezclamos todo bien, con un tenedor o amasadora,
debe quedar la masa suave, dejamos reposar  tapada con paño de cocina o film transparente al menos dos horas, si puede ser más mejor, hasta que suba la masa.

En la bandeja de hornear, ponemos papel vegetal, vamos cogiendo trozos de la masa, hacemos una bola y aplastamos, un truco para que la masa no se pegue en las manos es untarnos éstas con aceite, dejando como dos centímetros de espesor, dejamos una hora más extendidas, a temperatura ambiente, luego con una brocha pastelera damos con la yema de un huevo batido, se espolvorean con azúcar normal,  ponemos seis unidades por bandeja, ya que al hornearse se estiran y si se pone más se juntan, suelen salir con estas medidas 12 unidades metemos al horno, éste  tiene que estar a 160º , arriba y abajo
Cuándo vemos que están doradas, sacamos y dejamos enfriar, preparamos otra bandeja y ya tenemos las tortas de aceite.
El tiempo aproximado es de 20 minutos 





Esta misma masa vale para los hornazos,  tenemos que apartar una poca masa para las tiras que sujetan el huevo, éste se pone crudo sobre la torta.
Se bate la yema de un huevo y con una brocha pastelera damos por encima y espolvoreamos con azúcar, se mete al horno el mismo tiempo que las tortas y ya tenemos nuestro almuerzo para el Domingo de Resurrección. 








sábado, 5 de abril de 2014

MAGDALENAS CASERAS


Que olor se impregnaba en mi casa cercana la Semana Santa, los días previos todos los preparativos, ir a Linares en la Pepa de Mariano, la pava(el autobús) al Azafranero a por los ingredientes esenciales, vainilla y canela molida, azúcar, los palelillos, los moldes...
Mi madre una semana antes iba apartando los huevos mas hermosos de las gallinas que teníamos en el corral, compraba harina de la panadería de Cantarero y muy temprano, martes o miércoles según le daban hora y día nos encaminábamos al horno con los lebrillos desprendiendo ese olor que aún hoy después de tantos años conservo en mi memoria, las canastas de mimbre llenas de cucuruchos soplados  vacíos listos para llenar, un par de cucharas soperas,  azúcar para espolvorear, los trapos a cuadros que primorosamente mi madre y abuela hacían con puntillas de ganchillo sobre ellas y unas ganas enormes de probar las primeras magdalenas aún calientes que salían por la boca del horno.
Se pagaba  según las chapas que alquilabas para tal menester, cargadas  de estos dulces caseros y en cada una una señal, unas habas, otra garbanzos, un papelillo azul, una perrilla, etc..Que cada una ponía para que al salir ya horneadas  no hubiera confusión ya que Bartolo  y Jose Mª no daban abasto..

En mi pueblo era típico tener canastas llenas de magdalenas, hornazozos, tortas de aceite o de manteca para estas fechas, aparte de otras canastas con flores y pestiños, era una labor que tenían las mujeres Bañuscas y que aún hoy  esta costumbre ha ido pasando de madres a hijas con la típica receta casera y el toque personal que cada una le daba a la masa, ahora paso a poneros los ingredientes y pasos a seguir, según la 
Receta de mi madre, Antonia Garrido Muñoz

  INGREDIENTES DE MAGDALENAS CASERAS

                                                                                                                                                                               

_400 cl.de aceite de oliva.
 –Seis huevos 
700 gramos de harina de repostería.  
_ 400 gramos de azúcar.( una poca  más para espolvorear por arriba)
_ 400 cl. de leche.
_ Una cucharada  rasa de canela molida.
_Una pizca de sal (lo que se coja con tres dedos)
_Dos curaraditas de las de café de azúcar  de vainilla o esencia
_Raspadura un limón.


Antes se ponía a desahumar medio litro de aceite de oliva con la cáscara de media naranja y medio limón, éste se dejaba enfriar, ahora se pone aceite crudo, hoy en día  no hace falta, ésto se hacía para quitar el sabor tan fuerte.

Se aparta la clara de los  huevos de las yemas y se baten con una pizca de sal hasta que alcanzan el punto de nieve, entonces se incorpora sin dejar de batir el resto de los ingredientes, las yemas, el aceite,  el azúcar, la canela, la vainilla, la ralladura del limón,  la harina que previamente hemos mezclado con los papelillos.
Se mueve todo hasta que quede una masa consistente y se llena los moldes de las magdalenas, nunca se deben llenar más de la mitad, ya que entonces al subir la masa se pueden derramar, por último espolvoreamos con azúcar y metemos al horno previamente calentado a 200 gº  unos quince minutos, eso sí, no debemos abrir la puerta mientras se hornea ya que al perder calor ´la masa tiende a bajarse, una vez subidas y doradas de sacan se dejan enfriar totalmente y se meten en bolsas para mantenerlas blanditas más tiempo

   




En caso de no tener harína de repostería, se pone una cuchara de las dé café de levadura o 
_Un papelillo del lobo (Gasificante) azul y otro blanco  cada tres huevos .
Mezclado con la harina.



¡¡¡FELICES DÍAS DE SEMANA SANTA!!!






miércoles, 2 de abril de 2014

LEYENDA DE LAS DOS HERMANAS

Fotografías de la representación de  la  leyenda por  Susurros Bañuscos
Cuenta la leyenda, que una vez había en mi pueblo dos hermanas, Azucena y Jazmín, unas moritas mas bellas que el lucero del alba que su padre, celoso de que algún moro o cristiano se pudiera enamorar de ellas, las tenia encerradas en el castillo de Burgalimar (Bury Al Hamman) situado en Baños de la Encina (Jaén)


Era una mañana frío de invierno, cuando dos hermanos cristianos Don Pere y Diego Manrique  fueron hechos prisioneros por el ejercito de musulmanes del castillo, los encerraron en un oscuro calabozo.
Todas las noches las dos hermanas se acercaban al calabozo desobedeciendo las ordenes de su padre el rey, allí las dos hermanas disfrutaban de los cantos de ellos acompañados de su laúd y poco a poco se fueron enamorando las dos moritas de los dos dos hermanos cristianos.
Losa que recuerda la leyenda de las dos hermanas
Ellos como prueba de su amor les regalaron la medalla de la Virgen que cada uno en su pecho llevaba, convirtiéndose en cristianas y abrazando la fe católica, haciendo planes para huir del castillo y casarse.  
Una noche, Alí consejero del rey y enamorado de las dos hermanas con las que pensaba desposarse y hacerse dueño del castillo, las descubrió camino del calabozo y se lo comunico a éste.
El rey enfureció y dejo en libertad a Don Diego, para que les pidiera recompensa a sus padres, nobles de Castilla para el rescate de Don Pere, nada más lejos de la realidad ya que en su mente estaba recoger el dinero y matarlos a los dos, como así fue.
Más, Alí preso de celos convenció al rey de que las dos hermanas ya no alababan a Alá, estas habían repudiando su religión y abrazado al Dios de los Cristianos.
Las dos hermanas fueron detenidas y juzgadas a muerte llevándolas al paraje de las Migaldías, donde las ataron a dos piedras bermejas, a las vez que las dos hermanas se sumergían en el río Rumblar dos piedras blancas emergieron del agua dejando ciegos a los soldados.
 El padre solo salia de la fortaleza a pasear al arroyo de Valdelohuertos, se sentaba en las pizarras de Peñalosa junto al manantial de Salsipuedes, arrepentido por el daño que le había hecho a sus propias hijas  se quito la vida, clavándose una daga en el corazón, cayendo muerto al manantial, desde entonces mana el agua de un color rojizo