POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

miércoles, 25 de noviembre de 2015

POLVORONES DE CHOCOLATE






No descubro nada que no se haya hecho ya, solo que lo pongo a la práctica y es lo que he hecho, ésto de las redes sociales e Internet, te abre un mundo de posibilidades de hacer recetas nuevas, para que la gente que sigue mi blogs las haga y yo a la vez aprender hacer platos nuevos..
Es lo que he hecho, hacer polvorones de chocolate copiando la receta, en casa siempre se festejaba la Navidad con dulces caseros y con los que le regalaban a mi padre en aquella cesta de la Empresa Adaro, llevaba cosas esenciales, un kilo de legumbres, tripa de chorizo  y salchichón, lata de melocotón en almíbar, una botella de sidra,  otra de vino quinado, anís, etc...
Mi madre y abuela hacían unos mantecados riquísimos de almendra, se echaba mano a unos de los hornos del pueblo, Bartolo, Ana la del Serio o Ganforro, ya que pocas casas disfrutaban de horno, solo había lumbres o placas de leña, a finales de los años cincuenta empezaron a legar a los hogares nuevos inventos como el infiernillo de petróleo, más tarde las cocinas a gas éstas ya llevaban incorporado horno y por último nos invadió la electricidad con placas y hornos eléctricos, y el tan utilitario microondas.
Los ingredientes son fáciles de encontrar en cualquier súper o tienda de barrio y viendo los resultados los haré en otra ocasión de canela, aceite o limón...


                                                INGREDIENTES

* 500 GRAMOS DE HARINA NORMAL O DE FUERZA
* 250 GRAMOS DE MANTECA DE CERDO
* TRES CUCHARADAS SOPERAS DE CACAO EN POLVO
* 250 GRAMOS DE AZÚCAR GLAS
* 250 GRAMOS DE CREMA DE CACAO
* PAPEL DE HORNEAR TRES HOJAS
* RODILLO

Se pone la harina extendida sobre papel de hornear en una bandeja y se mete al horno precalentado a tostar durante veinte minutos, con el horno a 150 grados, se mueve de vez en cuando para que no se aterrone.
Por otro lado en una fuente honda se calienta durante un minuto la manteca de cerdo para poder manejarla.
Se van incorporando la azúcar glas, el cacao, y la crema de cacao, primero movemos con un tenedor, luego vamos añadiendo la harina una vez que se ha enfriado un poco, se puede mover con una cuchara de palo para aligerar que se enfríe.


Colocamos papel de hornear y sobre él se pone la masa, encima cubrimos con otro papel, vamos estirando la masa con ayuda de un rodillo hasta dejar un grosor de centímetro y medio aproximadamente y con un molde o en su defecto un vaso de los de licor cortamos y ponemos en la bandeja que hemos cubierto de papel para facilitar que no se queden pegados.
Se hornea sobre diez minutos a 180 grados, con el horno precalentado.
Una vez pasado este tiempo y calientes se espolvorea con con poco de azúcar glas que hemos dejado, se pone en un colador para que se cubran mejor..

Ya se va oliendo a ambiente de Navidad, solo tienes que ver los anuncios de la televisón, el encendido de luces en ciudades y pueblos.
Aún queda un mes y sin embargo estas fiestas entrañables hacen que volvamos atrás, a nuestra infancia para recordar esos días mágicos.
La Navidad ya no es igual cuando faltan personas queridas en nuestra mesa esa noche, la de la Noche Buena, o Noche vieja, para recibir al nuevo año, pero seguro que si cerramos los ojos por un instante vemos sus caras sonrientes.
Es el Espíritu de la Navidad, el misterio que hace que esos días, se nos olviden las preocupaciones, solo basta  ver las caras de nuestros nietos, para seguir haciendo las mismas cosas que hacían nuestras madres, para que nuestros hij@s y niet@s recuerden sus Navidades como nosotros ahora recordamos las nuestras.