POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

jueves, 12 de enero de 2017

MI MUÑEQUITA


Mi muñeca, menuda chiquita, con el paso del tiempo se rompió.
Pero no quería deshacerme de ella tenía un valor sentimental para mí, era un capricho de una niña de tres años.

Mi primer viaje a Madrid, recuerdo éste como si hubiera sido ayer, más que otras cosas cotidianas ocurridas a no más de unas semanas, sin embargo sigue latente  el primer viaje largo que hice en mi memoria, la Pepa de Mariano (autobús) ir a Linares, pueblo cercano para coger otra "pava" más grande, era el nombre que se le daba a los autocares y que por cierto sirvió de anécdota en otra ocasión también en Madrid.
(Mi hermana Juani estaba hospitalizada en La Paz, a último del año 1973, habíamos ido de excursión a través de la empresa que trabajaba mi padre ADARO, se puso enferma y la hospitalizaron, se asomó a la ventana y dijo.
_Mama mira que pava mas grande.
Al momento familiares que compartían habitación con ella , el médico y enfermera que en ese momento allí estaban se asomaron a la ventana desde el doceavo piso, diciendo.
_Anda una pava en Madrid, que cosa más insólita  ¿Juani donde está?)

Como es de suponer, pensaban que era un ave.  Y es que los Bañuscos tenemos nuestro propio vocabulario.

Mis recuerdos, me llevan a aquellos días pasados en Peñagrande, junto con la familia materna de mi madre, Patrocinio su tia y los hijos de ésta, Ana, Manola,  Juanita, Diego, y Miguel, emigraron en busca de porvenir a la Capital de España, su marido había muerto.
Era un pueblo pequeño en las afueras de Madrid y que ahora abarca un gran barrio donde se hizo unos de los primeros gran centro comercial "La Vaguada".
Fué en verano de 1962, yo cumpliria en Noviembre 4 años.
No había agua en las casas y había que ir a una fuente, con cántaros como se hacía en Baños, un día me despisté y me perdí, todos los vecinos empezaron a buscarme  por allí pasaba un arroyo que era agua en parte de los desagües de Madrid, les hice pasar un mal rato a todos, en especial a la hermana de mi abuela Juana, Patro, pues iba con ella.
Me gustaba ir en la moto con mi tío Diego a ver a su novia Margarita que vivía en el Barrio del Pilar,  era linda y jovencita y pronto hice amistad con ella, tenía una muñeca que se la habían regalado a ella , cuando era pequeña, la tenía en su dormitorio, me la daba para que jugase siempre que iba con mi tio Diego.
Era peculiar, movía los ojos negros preciosos y los brazos y cabeza.
El día antes de volver a Baños, llegó en la moto con mi tío y envuelta en papel traía la muñeca, me dijo.
-Toma Encarnita, te la regalo para que tengas un recuerdo de mí.
Es por ello que aún rota, no la tiré a la basura, la he tenido guardada en el cajón de mi armario desde que me case, incluso viajó hasta Madrid, se la enseñe a mi tía Margarita y dijo.
-¿ Aún la conservas ?
Estaba ya muy deteriorada y le había puesto un vestido de unas de las muñecas de mi hija.
Y así siguió por muchos años.
Hasta que conocí a Raúl, me rondaba en la cabeza arreglarla, mi hermana la peinaba y jugaba con ella y casi la rompe del todo a no se por mi abuela Juana, la quitó de en medio y la guardó en el cajón de su cómoda.
Un día ya casada la vi arreglando los cajones y me la llevé.






Siempre que iba a cortarme el pelo donde Raúl, estaba a punto de decir que si me arreglaba la muñeca, pero al final, mi timidez me lo impedía, un dia me enseñó una Vírgen,  toda hecha por él, me dijo que había comprado todo y la había pintado, la cara ya que solo venia lo que era la cabeza de escayola, le puso pelo, pintó las manos y  le hizo el traje, la capa, las enaguas, en fin,  con sus manos e imaginación la hizo espectacular, la tenía en un pequeño altar que le había hecho en el hueco de la subida de las escaleras.
Tengo que decir que es el que se encarga de los vestidos y capas de la Virgen de lo Dolores, la más bonita de cuántas Vírgenes he visto, hace que luzca como ninguna...

Por fin antes de Navidad,  de éste año 2016, tenia cita para cortarme el pelo, envolví la muñeca y se la enseñé, estaba muy deteriodada, sobre todo el pelo.
Me dijo.
-Déjamela a ver qué puedo hacer con ella.





Mi sorpresa fué mayúscula cuándo la vi.
Tiene unas manos divinas y una imaginación, no le falta ningún detalle, pelo, botones en el vestido, pamela, y hasta un collar, me dijo que como yo iba teñida de rubia, me haría mas ilusion así.

Gracias eres un cielo Raúl.