POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

sábado, 29 de septiembre de 2012

MANITAS DE CERDO

Ésta receta le sale a mi madre buenísima, las patas las deja nácar como ella dice, las pone toda la noche en agua, sal y vinagre para que pierdan todo resto de sangre y olor.
En la olla exprés las pone cubiertas de agua, solas, unos diez minutos cuando empiece a silvar, luego se pone bajo el grifo, se destapa la olla y esta agua se tira...
Se vuelve a llenar de agua con dos hojas de laurel, una cebolla, una cabeza de ajos entera, la pimienta en grano, un tomate maduro entero, una guindilla, la nuez moscada, ramitas de perejil  y de hierba buena y sal, cuando la olla empiece a silbar se cuentan  unos 30 minutos.




4 Medias manitas de Cerdo



2 Cebollas medianas

5 Patatas medianas
1 Tomate maduro
1 Chorizo 

2 ramas de hierba buena, fresca
1 Cabeza de Ajos

Una pizca de nuez moscada molida
Una Guindilla
Dos Hojas de Laurel
1 Rama de Perejil
10-12 bolitas de pimientas negras enteras
Una cucharadita de Pimentón
Una cucharadita de Harina
Aceite de Oliva Virgen  de Baños
Agua
Sal

Cuando estén se apartan y entonces empezamos con la segunda parte, la preparación de la salsa, se saca el tomate y la cebolla.
En una cazuela ponemos aceite Bañusco, rallamos una cebolla,se sofrie, hasta que este trasnparente.
En el mortero se machacan cuatro  dientes de ajo junto con el tomate que le hemos echado al cocer y la cebolla, sofreímos a fuego lento,
Añadimos un par de chorizos a trocitos, rehogamos y añadimos una cucharada de harina, meneamos para que todo ligue bien .
Ponemos en este sofrito media cucharilla de pimentón dulce y vamos añadiendo caldo donde hemos cocido las manitas.
Después incorporamos las manitas, las patatas cortadas a trozos pequeños y dejamos cocer a fuego lento unos veinte minutos más, vamos añadiendo caldo, pero no  demasiado para que quede una salsilla, rectificamos de sal, dejamos reposar diez minutos.
Y a disfrutar de este plato calórico ahora que ya ha empezado el otoño y pintan estos platos tan nutritivos.
Buen fin de semana.

8 comentarios:

  1. Encarna tiene q estar de muerte lo q lo veo un poqto complicado no? un saludo L V

    ResponderEliminar
  2. Que va L.V. es muy sencillo lo mas complicado es limpiar las manitas y eso ya nos lo dan hecho, solo dejarlas al menos 8 horas como he puesto y luego dale dos o tres aclarados para que se la valla el gusto a vinagre.Venga anímate y ya veras que ricas.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que pinta tiene las manitas a mi es una de las comidas que mas me gusta. La verdad esque lla ba pintado los pucheros. Un beso de una anonima.

    ResponderEliminar
  4. Y a mí, aunque reconozco que las hago poco por que en casa es a mi nada más a la que le gusta.Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Después de dos días de lluvia, esta tarde apetecía darse una vuelta por el campo para respirar ese aire puro y limpio que tanto se hecha de menos durante el verano.
    Decidida a limpiar las “tuberías” de los pulmones y poner en “rebajas” el colesterol tomé el camino de la playa, de paso también me alegraría las “pajarillas “ viendo el paisaje que aunque siempre es el mismo, cada vez encuentras algo que lo hace distinto, así que me decidí por subir a Cerro Moyano, desde allí disfrutaría de uno de los paisajes mas bonitos de Baños. Empecé a subir el cerro con paso ligero, poco a poco fui aflojando la marcha, el cerro parecía que me desafiaba, pues cada paso que daba el sacaba mas repecho, y yo sacaba mas la lengua para que el aire llegara a mis pulmones; a mitad de camino un poco derrotada me senté en una piedra, tenia que recuperarme un poco para poder continuar, dudé en volverme o seguir, pero no, no podía darle esa satisfacción al tal Moyano, y que se sintiera vencedor, puse el cuerpo haciendo un uno y reemprendí el desafío. Estaba en el dilema de ver que parte del camino seria mas llevadero cuando oí algo que se aproximaba a gran velocidad, apresurada me aparté para no ser arrollada, pasó tan deprisa que no me dio tiempo a ver que era, solo por las marcas que dejaba en la tierra vi que se trataba de un animal de cuatro patas.
    Ahora si que no podía volverme, la curiosidad se apodero de mí, y decidida aligeré el paso. Me quedaban solo unos metros para terminar mi escalada, a medida que avanzaba empecé a oír un ruido extraño, me fui aproximando despacito pues no sabia lo que seria, de pronto algo se movió entre los matorrales, miré y vi a un cerdito que le costaba mucho poder respirar, entonces comprendí que había sido el que con tanta carrera subió el cerro, me acerqué despacio para no asustarlo, estaba tan cansado que cuando me vio se quedó quieto, debió de pensar que yo estaba tan cansada como el y que no tenia fuerzas para hacerle ningún daño. Me senté a su lado y empezó a contarme el motivo de su apresurada huida.
    Veras, dijo, estaba buscando algo para comer, cuando llegó hasta mi el clásico olor a leña quemada, con el frío empiezan a encender las chimeneas, y ya empieza el calvario para nosotros los cerdos, así que cuando pasaba cerca de la casa de Encarna y he olido al inconfundible guisao de patas, (aunque por lo fino se diga manitas), a toda leche me he quitado de en medio, porque dice que ese guiso solo le gusta a ella, pero no me fío del resto de la familia.... seguro que a alguno le gustará otras partes de mi cuerpo serrano... ¿ o no ?
    Yo en tono de alabanza y resignación le hice ver que era tan bueno que no había nadie que lo despreciara.... y eso es para sentirse alagado y dejarse comer, el asintió y dijo; ya veo que no me queda otra, así que no tendré mas remedio que dejar que hagan de mí lo que quieran
    Besitos y buen provecho

    ResponderEliminar
  6. Chachanica no me digas esas cosas que ya casi soy vegetariana, sera por la edad, que ahora pienso que los seres vivos es injusto que vivan de otros animales, de pensar que tendría que matar yo al pobre cerdo aborrezco las manitas (Patas) y todo lo que se le saca al pobre animal, por que de el se aprovecha todo, como dice aquel dicho "Del cerdo hasta los andares" Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. No se merece el cerdo.
    Que lo desprecies de esa manera.
    Que sería del chorizo.
    Si dentro no lo tuviera.

    No me imagino un cocido.
    Sin puntita de Jamón.
    ¿ Y las Fabes Asturianas ?.
    ! A qué sabrían sin Lacón!

    Y ya si fuiste un día.
    A Segovia de excursión.
    Tan importante como el Acueducto.
    Es comerse en Candido un Lechón

    Por eso tú no te apures.
    Ni tengas preocupación.
    No hay nada mejor pa el cuerpo.
    Que un bocata de Jamón

    Y si quieres que el niño.
    No te salga dientón.
    En vez de aro de goma.
    Dale que muerda Jamón

    Si de vegetales se trata
    Y basas tu alimentación
    No te preocupes Encarnita
    Pon cerdo de guarnición

    Lo recuerdo cuando era chica
    Conservador del Medio Ambiente
    Porque el cerdo se comía.
    Lo que no quería la gente

    El piensa que es importante
    Si transformado en torreznos
    Acompaña a las Migas
    De la Fiesta el Emigrante

    Así estaría las horas.
    Alabando al cerdito.
    El se siente deseado
    Y en nada, nada... pobrecito
    ***
    ¿Mas tranquila?
    BESITOS

    ResponderEliminar
  8. Chachanica, pues si que he probado el cochinillo de "Casa Cándido" y he ido a Segovia, donde hay un dicho muy popular -De segovia ni a burra, ni la novia.Como ya puse en unas de mis entradas empece a conocer Segovia por medio de le Hermana Mercedes monja de las Hermanas de Cristo Crucificado , era de allí y con la morriña siempre nos hablaba de su tierra, del acueducto, la la montaña muerta, sus jotas,que todas las niñas aprendimos a bailar gracias a ella (El candil) y estando en Madrid fui varias veces ya que unos amigos eran de allí.
    Y ahora niña me has dejado con la boca abierta con ese poema al Cerdo, no es que lo desprecie, al contrario paso del colesterol que dicen provoca por que todo su cuerpo serrano esta buenísimo y se aprovechan hasta las patas, solo que cuando le mirara a los ojos no podría hacerle daño ya en las matanzas de mi casa desaparecía a la hora de matarlo, cuando veia subir por la calle Mestanza a Pedro Noreno con los utensilios, luego ya pasado el remordimiento de conciencia era la primera en probar el bodrio que aliñaba mi abuela en una pequeña sarten , le daban el visto bueno y a embutir yo era la encargada de pinchar las tripas de butifarra, morcillas, chorizo con un alfiler .
    Gracias I.C.V.Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tener un ratito de vuestro tiempo para mi blogs, en breve pondré vuestros comentarios.