POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

jueves, 2 de febrero de 2012

UN BAÑUSCO EN BARCELONA






Mi tío Juan, es el segundo hijo de mis abuelos Esteban Ramón Garrido Nieto y Juana Dolores Muñoz Ruíz, va detrás de mi madre Antonia Garrido Muñoz y antes que mi tío Manolo, su vida de niño y adolescente transcurrió en Baños de la Encina (Jaén) trabajando en las labores del campo, en las olivas, sembrando cereales a los que luego segaba, trillaba...En la huerta que había allá en Juan de las vacas ayudaba a mi abuelo a cultivar toda clase de fruta y verdura, mis recuerdos son un poco confusos, ya que lo sé mas por oírlo en mi casa, pues él se  fue al servicio militar cuando yo no había nacido, luego si tengo unos recuerdos preciosos de él, estuvo varios años que iba y venía de Cataluña a Baños, incluso compró  dos olivares pequeños e hizo a medias la obra con mis padres,  en la casa que era  de mis abuelos en la calle Mestanza,  su intención era trabajar en Barcelona para comprar más olivas y vover a su pueblo... Cuando decía en sus cartas que venía en mi casa era todo preparativos, era la vuelta del hijo pródigo, al igual que mi tío Manolo y cuando volvía  se  iba cargado para Barcelona con aquella maleta de madera de chorizos, butifarra, morcilla , conejos fritillos en aceite para que aguantara el largo viaje, desde la estación Linares-Baeza para sus tíos primos y hermano, luego las visitas se fueron alargando...
.
El servicio militar lo hizo en Sidi Ifni es una ciudad del sudoeste de Marruecos, le gustaba el desierto del Sahara donde hacían maniobras militares, recorrió medio África, decía que en las grandes ventiscas la arena formaban y deshacían montañas, estuvo casi dos años allí sin venir a España y se juntó con su hermano  haciendo el servicio militar, el en Sidi Ifni y mi otro tío en Madrid, en la base militar "El Goloso" pues se llevan menos de dos años, sabían mis abuelos de él por las cartas que mandaba y las fotos que en ellas enviaba. allí tenía un paisano que hacía la mili con él, familiar de los Gumersindos, esta familia era oriunda de Montizón (Jaén) pero afincada en Baños de la Encina y todos los hijos casados con gente de Baños...
Cuando acabó el servicio militar regresó a a Baños y continuó con su antiguo trabajo en  "el campo" luego encontró trabajo en una fábrica de maderas en Bailén (Jaén) , en los albañiles y en lo que le salía, aquí os dejo unas fotografías de aquellos años con sus amigos, en el pantano, en las fiestas de los esclavos, la romería de la Virgen de la Encina, donde tanto él como su hermano, mi tío Manolo nunca faltaban con sus caballos, los mismos que tenían para arar las tierras...
Luego llegó la época de la emigración él se resistía a salir de su pueblo, ya lo habían hecho su hermano, Manolo, sus tíos Baltasar y Manuel hermanos de su madre, habían emigrado a Barcelona y mandaban largas cartas y fotografías de allí, contaban infinidad de cosas, trabajos tan distintos a los del pueblo, fábricas y más fábricas necesitadas de manos de obra, construcciones en los que buscaban albañiles y carpinteros, cristaleros, herreros etc." Que nunca se olvide que Cataluña hoy en día es, lo que es, gracias a aquella mano de obra que llegó de todas partes de España, en especial de Andalucía".
Al final se fue y allí sigue, se casó con Jesusa Martinez natural de Zamora, ella al igual que él fue buscando un porvenir, trabajaba en la fábrica de la SEAT, hasta que se casó con mi tío Juan, dejó su trabajo para irse a vivir a Ripollet (Barcelona)donde montaron un pequeño bar "Franfur Andaluz"y que regentaron  unos veinte años, después ella falleció y mi tío ya no volvió hasta este año pasado 2011, diecisiete años ha estado sin venir a su pueblo, cuando se fue hizo la promesa de no dejar pasar tanto tiempo sin volver a su pueblo que le vió nacer, sin volver a sus raices
Estas fotografías son testigos de esos recuerdos de juventud con sus amigos de toda la vida.

2 comentarios:

  1. Que sorpresa más agradable cuando abro tu blog y me encuentro con la foto de tu tío, está tal y como yo lo recuerdo, cuando era una niña, calculo que será más o menos de la edad de mi hermano y de mi cuñado, y ellos son 11 años mayores que yo, al verlo vestido de Militar, recuerdo cuando se iban los quintos a la mili, unos días antes de irse se pasaban las noches de juerga y dando la serenata a alguna novia, también me acuerdo que en la puerta de la fragua del LIEBRE había una camioneta que no funcionaba y unos días antes de irse amanecía en la Plaza, no funcionaba pero a fuerza de empujones la subían, eran hombres fuertes acostumbrados al trabajo en el campo, como arar, la aceituna, la siega ( ya desaparecida), aquello si era trabajar no como hoy que todo esta mecanizado, se notaba cuando se iban porque el pueblo se quedaba medio vacío de jóvenes, al poco tiempo empezaban a llegar cartas a los padres y a las novias y otras a alguna muchacha que les gustaba y no se había atrevido a “pretenderlas” y otros escribían hasta incluso aprovechaban la carta de alguno que estaba en el mismo cuartel y en el mismo sobre que mandaba la carta a la novia, le mandaba otra para que se la diera a la medio-novia y así no se enteraban los padres, lo notábamos porque solían reunirse en la Plaza ( yo la recuerdo cuando estaba de tierra, y del refugio que había en la lonja de la Iglesia los críos la utilizábamos para escurrirnos tendría 7 u 8 años ) sentados en la lonja y allí algunos de ellos esperaba a que salieran de la sastrería de Juan que estaba mas abajo de casa de don Juan Muñoz-Cobo, entre ellos mi hermano que ya empezaba a revolotear alrededor de mi cuñada. Otros recuerdo verlos en la Plazuela sentados en la grada de Juanito Garrido que entonces no tenía baranda y de tantos como eran algunos tenían que estar de pie porque les faltaba, y no te digo nada cuando se le ocurría pasar alguna muchacha, no veas la que se armaba diciéndoles piropos o silbándoles, claro que algunas de ellas supongo que pasarían con “alguna intención”, pero siempre rodeada de las amigas para que no se acercara el pretendiente. También recuerdo cuando la Feria la ponían en la Plaza, después cuando la arreglaron las tiendas del turrón se quedaron allí y la tómbola la ponían en la cochera de las viudas, pero las barcas y las casetas de tiro las ponían en los turrumbétes. A la romería en aquella época iban muy pocas muchachas solo algunas que tenían novio y con algunos años de “carrera”, y siempre acompañadas, de alguien (guardándoles la cesta), entonces se iba andando porque los únicos vehículos, eran los camiones de los Columpios y la “Pepa de Mariano”, y algún que otro carro, pero como toda la vida lo mas emocionante, ver la entrada de la Virgen todos muy ordenados detrás unos andando otros a caballo, alguna mula y algún burro, de aquellos negros pingones que corrían que se las pelaba, la llegada muy ordenados pero cuando dejaban la Virgen en la Iglesia, se volvían locos corriendo que daba miedo de verlos carretera arriba y abajo, la carretera estaba empedrada y no veas el peligro que tenia correr por ella, claro que aquellos animales estaban fuertes, acostumbrados a destripar terrones y a tirar de los arados.
    Bueno te dejo porque siempre termino como el abuelo “cebolleta” contando batallitas, pero como dicen ahora los psicólogos, es una buena terapia para la memoria, así que Gracias

    ResponderEliminar
  2. A la familia cebolleta los oía yo en Madrid, no me los perdía, que tiempos...Me gusta todo lo acontecido en Baños y tú me lo pones en bandeja, aquellos años eran especiales o al menos nosotros al reordarlos hacemos que sean y a medida que nos vamos haciendo mayores vuelven con más intensidad y cariño. Todo lo que comentas en parte lo he vivido, la de bragas que me he roto escurriéndome en la parte lateral de la iglesia de San Mateo, aquellas ferias en que sólo había unas barcas que a fuerza de brazos daban vuetas enfrente lo que era la sindical, la caseta del turronero que aún hoy uno de sus hijos sigue viniendo cada domingo al mercadillo vendiendo encurtidos y salados y mi romería , nuestra romería, la cuesta de Juanito Garrido donde más se lucían los caballos, carros, coches y tractores engalanados para la ocasión, recuerdo que mi madre echaba el barrón en la puerta pues al acabar la romería subían los caballos por la calle Mestanza que daban miedo y entre que algunos jinetes no venía muy bien que digamos...¿que recuerdos verdad Chachanica?

    ResponderEliminar

Gracias por tener un ratito de vuestro tiempo para mi blogs, en breve pondré vuestros comentarios.