POEMAS

ENLAGA en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

miércoles, 27 de abril de 2016

FERIA 2016


El trillo estaba a buen recaudo en el pajar esperando salir, para que lo engrasaran, lijaran y protegieran las maderas y lo pusieran a punto, pronto sería la siega, su compañera la hoz ya estaba limpia eso significaba que ya mismo le llegaría el turno a él, era bonito sentirse útil, que le engancharan los arreos a la burra Cerbata, y que su amo arreglara aquel viejo asiento de nea, para poder sentarse en él y poder trillar el grano.
Las eras de Casa y el Santo Cristo tomaban vida cada verano, era un bullicio de ir y venir carretas y mulos llenos de paja recién segada, con las ruedas de los trillos y el roce de las piedras se quedaría el grano entre éstas, había que ablentar eso lo aprovechaba mi abuelo cuando hacía viento de ahí el refrán tan Bañusco
" Cuándo hace viento hay que ablentar"
Para quien no sepa el significado, quiere decir que hay que aprovechar el tiempo en el momento justo.
Luego se barrería y se cribaba para guardar el grano de centeno, avena o trigo en sacos de esparto, parte de éste se vendía a los molinos para la harina,o bien para comida de las cabras, mulos, marranos, gallinas, pavos, etc. Que criaban en el corral,.
Mi abuelo Esteban (Estebica Bellota) se pasaba el tiempo que duraba la trilla, durmiendo al lado de las eras, para que los amigos de lo ajeno no le robaran parte de lo que con tanta sudor habían conseguido sus hijos, su mujer y él, arando la tierra con la yunta de mulos, sembrando y segando.
Era aparte de los jornales de olivas, un dinero extra en el verano, en el campo siempre había cosas que hacer, tenía huerta y sembraba de todo, era un hombre que dedicó toda su vida al campo, por lo tanto estaba pendiente a las cabañuelas, al viento de donde provenía, si el Navalmorquín tenía montera, para salir al campo, ya sabéis aquel dicho
"Si el Navalmorquín tiene montera llueve aunque Dios no quiera"
Recuerdo que le decía a mi madre.
-Que me llevo a la Encarnita...
_Ponle en sombrero no valla a coger insolación (decía mi abuela)
Y yo montada a lomos de la borrica subía los peñones y el carril, camino del Santo Cristo, la eras estaban todas llenas de haces, y sacos, era mi tío vivo particular, de pie delante de mi abuelo entre sus piernas.
Que recuerdos más bonitos y que lejos van quedando.
Cierro los ojos y veo aquella niña de trenzas dando vueltas y vueltas, en el trillo o  cuando sacaba agua de la noria allá en Juan de las Vacas.
Que diferencia de juegos de niños, donde eso, apenas niños ya tenía obligaciones.
Recuerdos que todos los que vamos rondando los sesenta siguen ahí, yo, como juego, otros un poco más mayores como trabajo...
Espero os guste ésta pequeña historia parte de nuestro legado, por que un pueblo sin pequeñas historias quedaría en el olvido
Os deseo que paséis unas
Felices  Fiestas

lunes, 25 de abril de 2016

SIERRA BAÑUSCA 767 METROS SOBRE EL NIVEL DEL MAR.

Por fin las vi las Salas Galiardas, no me defraudaron, eran tal cual como me las imaginaba, como me contaba, ella fue una sensación muy bonita, andar por donde anduvo mi abuela Juana con su padre y hermanos, ella hacía de madre, ya que hacía poco tiempo que había fallecido su madre Manuela.
Pisar por donde ella se crió, donde correteaban  y jugaban mientras mi bisabuelo Juan José hacía carbón, Vivían en un chozo aprovechando las paredes de piedra del viejo poblado, tenían varias cabras para la leche y un pequeño huerto.
Su padre bajaba a vender a Baños de la Encina (Jaén) carbón cada dos o tres semanas en serones, en los tres mulos que tenía y montados en ellos sus cinco hijos, mi abuela con trece años la mayor y el más pequeño con apena un año, así aprovechaba para comprar con la venta, comida para poder subsistir unos días sobre todo harina para poder hacer pan en un horno de piedra, quizá hecho por antepasados moradores de las Sala Galiardas,  allí como se sabe  había una comunidad de penitentes  mudos...

Y hemos llegado al punto más alto del cerro Navalmorquín, fueron casi cuatro horas y media entre ascender a la cima y descender, por terreno a veces deslizante y peligroso, pero que una vez llegas arriba merece la pena, tiene unas vistas impresionantes.
Ahora mientras pongo fotografías, veréis la de secretos que encierra nuestro cerro Bañusco.
Punto más alto del cerro Navalmorquín con 767 metros sobre el nivel del mar, es verdad que hemos llevado un guía estupendo que nos iba explicando todos los nombres de los sitios por los que pasábamos, Manolo Gonzalez y su mujer Pepi Rodriguez han hecho que pudiera conocer, lo que siempre había soñado, mi marido, ha sido el promotor, él sabía de ésta mi ilusión y ha hecho que se convierta en realidad, sus nietos Bea y Jorge, han sido unos estupendos escaladores que envidiaba por su agilidad, yo tengo que reconocer que ha habido sitios que no he podido ver, hay que tener buenos pies y ya me van fallando... 


Las vista que tiene el cerro impresionan, cuando subo o bajo por la autovía A-4 a la Carolina, se ve el cerro, pero para nada imaginas que se pueda divisar tan hermoso paisaje.


Encierra sitios preciosos, pequeños riachuelos de agua fresca sin contaminación, y una cascada preciosa de más de dos metros que sale de entre las piedras, que no pude fotografiar, por su difícil acceso
... 

Tiene una vegetación autóctona, digna de ver, pequeñas florecillas de todos los colores.


En este punto el más alto hay una planta llamada Iniesta, nunca la había visto, se parece a la mimosa, de hecho pensé que era.


Hay dos pequeños pantanos casi en la cima del cerro, y sorprende que a esas alturas haya tanta agua, en mi anterior entrada puse una fotografía de un manantial, ahora ya se de donde viene esa rica agua.
Mi marido conocía parte de ésta sierra, pero nunca llegó a la cima, él también disfrutó y mucho éste día.
 
Las piedras tienen formas caprichosas dignas de admirar y te sorprenden.
Ahora ya sé por que le dicen el cerro de las águilas a una parte del Navalmorquín, pasó una enorme a cuatro metros de nosotros y no sabéis como impresiona...



Manolo subido en lo que es llamada la cueva de Miguelico el Perdíz, estuvo escondido en ella muchos años después de la guerra Civil, bajaba a Bailén de donde era originario, a ver a su mujer  escondido en la  noche esporádica mente y a  por sustento y ropa limpia que ella le entregaba, aunque él era un buen cazador y la sierra Bañusca ofrece toda clase de alimentos, espárragos, setas, ajosporros, patatas de tierra, que por cierto Pepi encontró una y por supuesto caza, conejos, liebres, venados, marranos jabalíes, etc...
Su historia la leí hace 37 años en un libro que me regaló la tía de mi marido María Casas, en nuestro viaje de novios​ llamado " Los Topos"




Desde aquí divisaba Miguelico quien iba y venía por la sierra, lo detuvieron por que lo delataron unos compañeros, el acceso a la entrada de la cueva, si no se conocía el terreno era imposible de encontrar.

Ésta es la llamada casilla del Estaño, o parte de lo que queda  de ella, está cerca de un pequeño pantano.


Y por fin llegamos a los bardales de piedra milenaria, de lo que un día fue un poblado minero, el cerro está hueco lleno de galerías.

Es precioso, ver trozos de paredes de piedra, de lo que un día fue hace miles de años un poblado minero, un encina milenaria al igual que un alcornoque de casi 800 años...
Una de las entradas a las Salas Galiardas, me dice Manolo que hay una sala circular descendiendo bastantes metros,  varias galería semi  enterradas, supongo que esa era una de las salas que mi abuela me contaba que había, donde jugaba con sus hermanos y se guarecían de la lluvias abundantes de los inviernos, cuando el chozo donde vivían se inundaba.También me decía que había tumbas de piedra dentro.

                                                     Alcornoque de casi 800 años


Ésta es otra de las entradas a las salas, se ven muy profundas donde solo se pueden acceder con un buen equipamiento de explorador...



Nos paramos a descansar, eran ya dos horas y medio de subida y bien merecíamos un descanso.
Socavón de una de las entradas a las galerías hundida .
Cascada del Navalmorquin.

Nos encontramos, toda clase de plantas, tomillo, romero,
gamonitos, jaras, y flores que no se su nombres, hinojo, iniesta, retama, madroño, etc...



Pero lo que más nos sorprendió fue encontrar setas a último de Abril, casi en la cima del cerro.

..
Hay que ir con un bastón, y un buen calzado, te ayuda a acceder a sitios a veces peligrosos...


Parte de otras paredes del poblado minero



Vistas preciosas se ofrecía a nuestra vista, precioso para recordar un día estupendo y difícil de volver hacer otra vez.



Gracias Candelario por convertir mi sueño en realidad.


Por fin  conocí las Salas Galiardas,  ese nombre que tanto escuchaba en mi casa, y que dio lugar a que escribiera una pequeña historia en cuatro entradas sobre ella, hoy mi sueño se hizo realidad.
Si copiáis y pegáis en el buscador sobre los siguientes enlaces las podréis leer..

http://enlaga1958.blogspot.com.es/2013/11/salas-galiardas.html

http://enlaga1958.blogspot.com.es/2014/01/salas-galiardas-2.html

http://enlaga1958.blogspot.com.es/2014/02/salas-galiardas-3.html

http://enlaga1958.blogspot.com.es/2014/03/salas-galiardas-4.html




lunes, 4 de abril de 2016

NAVALMORQUÍN

Es nuestro cerro, se divisa desde muy lejos, uno de lo más emblemáticos que junto a otros se lleva la palma, su 767 metros sobte el nivel del mar hace que sea casi el mas alto  de la sierra Bañusca, nombro algunos de ellos como el Tambor, Estaca,  el Coeto donde está nuestro castillo Burgalimar, el de la Calera, donde tengo le privilegio de tener mi casa y otros muchos ya  que nuestro pueblo Baños de la Encina se encuentra en plena Sierra Morena


Era uno de mis sueños subir hasta su cima y casi lo he logrado
 Está lleno de grandes peñascos y una vegetación autóctona, romero, jaras, retamas, acebuches y chaparros


Las faldas del cerro son preciosas, donde pasaron un día de juegos los nietos de Manolín y Pepi, Jorge y Beatriz, junto a mi nieta Sheila.

Hemos pasado un día estupendo, tengo que reconocer que un poco cansado para mí, ya que hacía 28 días había pasado por el quirófano, pero ha merecido la pena.
Un día lleno de ratos preciosos.
 Empezando a subir, me llamó la atención un pico pequeño todo de rocas, pregunté su eran las Salas Galiardas y me dijeron que no, que estaban justo en el extremo opuesto, en la parte sur del  cerro, así que queda pendiente otra excursión para poder conocer ésa otra parte del cerro Bañusco.
Os dejo imágenes que iba tomando mientras subíamos, hay un carril en muy mal estado,  intrasitable para vehìculos, pero por el cual mediante permiso de los propietarios se puede subir andando  y admirar el paisaje, que es impresionante, donde se ve nuestro pueblo, el polígono Guadiel, Linares y los cerros de Úbeda.

chaparro nacido entre las rocas

vegetación y rocas se mezclan


Empezando a subir el cerro ya se divisa nuestro pueblo Baños de la Encina 




Ha sido una experiencia preciosa, la de veces que miraba de pequeña desde mi terraza el cerro, soñaba que un día iría a verlo, y casi con 58 años he cumplido mi deseo, es por eso que he hecho una entrada en mi blogs para que todo aquel que se pase por él pueda conocer ésta parte de Sierra Morena o de Andújar, pero que para nosotros es nuestra Sierra Bañusca.
Mi abuelo Esteban siempre miraba para éste cerro, desde nuestra casa en la calle Mestanza y decía un chascarrillo.
_Si el Navalmorquín tiene montera, llueve aunque Dios no quiera.

Poco a poco mientras más subíamos, era el paisaje precioso, nunca había visto el pantano desde ésa parte.


Beatriz, Jorge y Sheila, disfrutaron de una experiencia que siempre recordarán.

Mi nieta Sheila, seguro que tendrá un bonito recuerdo, porque éstos días especiales de la niñez quedan para siempre en nuestra memoria.




Preciosa imagen de nuestra sierra Bañusca.



El Navalmorquín, tiene su propio manantial, donde bebimos y llenamos las botellas que llevábamos, ya vacías, cerca hay panales de abejas, imaginaros como debe de estar de rica la miel a base de romero, tomillo, jaras y demás vegetación que se cría en éste entorno y una reserva de Lince Ibérico, especie en extinción, han hecho madrigueras artificiales para conejos y que ellos aprenda a cazar.
Nuestra sierra nos da muchos alimentos, en ella han sobrevivido muchas generaciones, haciendo carbón y picón de la leña de los chaparros, la historia se remonta 4000 años atrás, donde han quedado restos de nuestros antepasados, en el poblado de Peñalosa, Verónica, Las Migaldías y las Salas Galiardas, en ésta última había una comunidad de Penitentes mudos.
Es nuestra alacena, rica en espárragos, ajos porros, madroños, patatas de tierra, collejas y abundante caza, como el jabalí, venaos, gamos, corzos, conejos, liebres, zorzales, pajarillos, perdices, etc... y nuestro pantano el Rumblar con una capacidad  de 127,51 hm3 de las junta de los ríos Pinto y Grande, cría enormes blamblas (blak bass ) y Barbos, peces autóctonos,, el sitio ideal para ir de pesca es nuestra playa de agua dulce " El Tamujoso" 
Espárragos cogidos en el cerro Navalmorquín, por mi marido

Playa del Tamujoso (Puerto Bañus)
Preciosa puesta de sol desde nuestra Sierra Bañusca.